MenuSuscríbete

Un proyecto de investigación del IRNASA impulsa la agricultura ecológica

Un proyecto de investigación del IRNASA impulsa la agricultura ecológica

“La agricultura cada vez es menos rentable con el modelo actual, hay grandes costes de producción y los precios de venta son muy volátiles, así que los beneficios se reducen a pesar de que las explotaciones son cada vez más grandes”, señala Raquel Arroyo.

Un proyecto de investigación del IRNASA impulsa la agricultura ecológica

El Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca (IRNASA, centro del CSIC) participa en un proyecto innovador que pretende lograr una actividad agraria más rentable con cultivos herbáceos de secano y ecológicos. La iniciativa, seleccionada por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA), contará con agricultores de Salamanca, Toledo y Guadalajara dispuestos a cambiar su modo de producción.
“La idea es transferir conocimientos sobre agricultura ecológica mediante un nuevo sistema”, explica a DiCYT Raquel Arroyo, responsable de la Finca Experimental Muñovela del IRNASA, donde se llevarán a cabo algunos de los ensayos. En cada una de las tres provincias, participarán unos 15 agricultores –denominados “Pioneros” en el proyecto- comprometidos a pasar de la agricultura convencional a la ecológica, que recibirán formación y asesoramiento técnico, además de contar con el respaldo de otros profesionales del campo que ya practican agricultura ecológica.
“La agricultura cada vez es menos rentable con el modelo actual, hay grandes costes de producción y los precios de venta son muy volátiles, así que los beneficios se reducen a pesar de que las explotaciones son cada vez más grandes”, señala Raquel Arroyo.
Sin embargo, hay ensayos que indican que en las zonas de secano es más rentable la agricultura ecológica que la convencional. A pesar de que su producción es menor, porque no utiliza productos químicos sintéticos para abonar ni combatir las plagas, alcanza un mejor precio en el mercado. Además, “sale más barata y supone aprovechar un nicho de mercado en expansión, porque el consumo de productos ecológicos está en aumento”.
Por eso, el Ministerio ha apostado por la creación de esta agrupación, denominada Grupo Operativo Supra-autonómico “ECOPIONET: Innovación y bioeconomía en el medio rural”, de la que forman parte empresas, organizaciones agrarias y el CSIC no solo a través del IRNASA, sino también del Museo Nacional de Ciencias Naturales, que cuenta con la Finca Experimental La Higueruela, en Toledo, donde se han realizado ensayos con cultivos ecológicos durante los últimos 35 años.
Anticiparse a los resultados
La finca Muñovela servirá para experimentar con los cultivos herbáceos más habituales en las zonas de secano: forraje, cereales, legumbres, girasol y colza; así como para comparar distintos sistemas de producción y anticiparse en un año a los resultados que pueden obtener los agricultores de manera que estos puedan seguir la evolución de los cultivos de cara a su formación.
“Vamos a trabajar como un agricultor pionero más”, comenta Raquel Arroyo, basados en los cultivos de la zona, pero recogiendo datos para analizar posibles problemas, ver diferentes enfoques y mostrar cuál puede ser la rentabilidad de los productos. Además, aunque no participen en el proyecto, otros profesionales del sector primario podrán observar los beneficios del nuevo sistema.
Organización de productores
El fin último es la unión de los agricultores para mejorar la capacidad de negociación de los agricultores, de manera que este proyecto, que se prolongaría durante los próximos tres años, sea el germen de una organización de productores que impulse la agricultura ecológica en España, ya que “el asociacionismo es fundamental” en este sector, destaca la responsable de la Finca Muñovela.
Para exponer el proyecto a los posibles interesados, se llevarán a cabo dos jornadas técnicas, una de ellas en Salamanca y otra en Castilla La Mancha, el próximo mes de octubre.
Además de los científicos del CSIC, el grupo ECOPIONET está formado por las empresas Ofiset, Volterra Ecosystems y Emilio Esteban; las organizaciones agrarias ASAJA Salamanca, COAG Salamanca, UPA Salamanca, COAG Castilla La Mancha y UPA Toledo; y la Sociedad Española de Agricultura Ecológica (SEAE). Su financiación se enmarca dentro del Programa Nacional de Desarrollo Rural 2014-2020, con una ayuda de 21.955,81 euros cofinanciada por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) (53%) y el MAPAMA (47%).

El Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Salamanca (IRNASA, centro del CSIC) participa en un proyecto innovador que pretende lograr una actividad agraria más rentable con cultivos herbáceos de secano y ecológicos. La iniciativa, seleccionada por el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (MAPAMA), contará con agricultores de Salamanca, Toledo y Guadalajara dispuestos a cambiar su modo de producción.

“La idea es transferir conocimientos sobre agricultura ecológica mediante un nuevo sistema”, explica a DiCYT Raquel Arroyo, responsable de la Finca Experimental Muñovela del IRNASA, donde se llevarán a cabo algunos de los ensayos. En cada una de las tres provincias, participarán unos 15 agricultores –denominados “Pioneros” en el proyecto- comprometidos a pasar de la agricultura convencional a la ecológica, que recibirán formación y asesoramiento técnico, además de contar con el respaldo de otros profesionales del campo que ya practican agricultura ecológica.

“La agricultura cada vez es menos rentable con el modelo actual, hay grandes costes de producción y los precios de venta son muy volátiles, así que los beneficios se reducen a pesar de que las explotaciones son cada vez más grandes”, señala Raquel Arroyo.

Sin embargo, hay ensayos que indican que en las zonas de secano es más rentable la agricultura ecológica que la convencional. A pesar de que su producción es menor, porque no utiliza productos químicos sintéticos para abonar ni combatir las plagas, alcanza un mejor precio en el mercado. Además, “sale más barata y supone aprovechar un nicho de mercado en expansión, porque el consumo de productos ecológicos está en aumento”.

Por eso, el Ministerio ha apostado por la creación de esta agrupación, denominada Grupo Operativo Supra-autonómico “ECOPIONET: Innovación y bioeconomía en el medio rural”, de la que forman parte empresas, organizaciones agrarias y el CSIC no solo a través del IRNASA, sino también del Museo Nacional de Ciencias Naturales, que cuenta con la Finca Experimental La Higueruela, en Toledo, donde se han realizado ensayos con cultivos ecológicos durante los últimos 35 años.

Anticiparse a los resultados

La finca Muñovela servirá para experimentar con los cultivos herbáceos más habituales en las zonas de secano: forraje, cereales, legumbres, girasol y colza; así como para comparar distintos sistemas de producción y anticiparse en un año a los resultados que pueden obtener los agricultores de manera que estos puedan seguir la evolución de los cultivos de cara a su formación.

“Vamos a trabajar como un agricultor pionero más”, comenta Raquel Arroyo, basados en los cultivos de la zona, pero recogiendo datos para analizar posibles problemas, ver diferentes enfoques y mostrar cuál puede ser la rentabilidad de los productos. Además, aunque no participen en el proyecto, otros profesionales del sector primario podrán observar los beneficios del nuevo sistema.

Organización de productores

El fin último es la unión de los agricultores para mejorar la capacidad de negociación de los agricultores, de manera que este proyecto, que se prolongaría durante los próximos tres años, sea el germen de una organización de productores que impulse la agricultura ecológica en España, ya que “el asociacionismo es fundamental” en este sector, destaca la responsable de la Finca Muñovela.

Para exponer el proyecto a los posibles interesados, se llevarán a cabo dos jornadas técnicas, una de ellas en Salamanca y otra en Castilla La Mancha, el próximo mes de octubre.

Además de los científicos del CSIC, el grupo ECOPIONET está formado por las empresas Ofiset, Volterra Ecosystems y Emilio Esteban; las organizaciones agrarias ASAJA Salamanca, COAG Salamanca, UPA Salamanca, COAG Castilla La Mancha y UPA Toledo; y la Sociedad Española de Agricultura Ecológica (SEAE). Su financiación se enmarca dentro del Programa Nacional de Desarrollo Rural 2014-2020, con una ayuda de 21.955,81 euros cofinanciada por el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) (53%) y el MAPAMA (47%).

 

Otros artículos

Biover

¿Conoces Biover?

Biover emplea únicamente materias primas 100% puras y siempre que sea posible se decantan por el uso de componentes que tengan origen natural o sea que su proceso de creación no sea sintético o artificial.


Seguir leyendo