MenuSuscríbete

La cosmética tradicional cada vez más peligrosa y con menos controles

La cosmética tradicional cada vez más peligrosa y con menos controles

“De los 13.000 productos químicos utilizados en cosméticos tradicionales, sólo el 10% por están catalogados como seguros y aunque los organismos de control tienen la autoridad para investigar los ingredientes presentes en cosméticos y productos de cuidado personal, a menudo no la ejercen.” 

La cosmética tradicional cada vez más peligrosa y con menos controles

No, pero Si

Dado que los fabricantes no están obligados a compartir públicamente los informes de eventos adversos de la exposición a los productos de cuidado personal, el público en realidad jamás se entera de la gran mayoría de las quejas, que dichas empresas reciben.

Por desgracia, el hecho de que un producto sea de venta libre no implica que el mismo resulte seguro para su uso. En muchas oportunidades se permite que productos de cuidado personal lleguen a las estanterías de las tiendas sin la aprobación previa de ninguna agencia.

 

Esto pasa en todas partes del mundo, puesto que, es mundialmente conocida la existencia de infinidad de componentes que resultan dañinos y que, aun así, están presentes en los cosméticos, a veces debidamente etiquetados y otras bajo denominaciones eufemísticas o excesivamente técnicas.

Respecto de los eufemismos, es muy fácil comprobar que muchos cosméticos que se etiquetan como “sin ftalatos”, luego, en la letra pequeña, hablan de fragancias artificiales o aromas varios, que en definitiva son diversos tipos de Ftalatos.

 

En el caso del etiquetado técnico, hay productos como los colorantes artificiales que, en vez de estar calificados como tales, se les anota con su código o su nombre científico, un claro ejemplo de ello es la P-fenilenediamina, que se emplea en tintes para el cabello y es un derivado del carbón de hulla.

Esto significa que, cada vez que una persona usa loción para el cuerpo, desodorante, champú o esmalte de uñas, puede estar aplicándose productos químicos nocivos para su cuerpo (ver: Ingredientes prohibidos en la cosmética natural), incluso si en el envase se dice que todos sus ingredientes son seguros.

 

Informes adversos

El número de informes y de quejas contra este tipo de productos crece año a año. Los consumidores y los médicos cada vez son más exigentes, a la hora de pedir cuentas de los efectos secundarios, que este tipo de cosméticos puede tener sobre la salud.

Las abundantes redes de información con las que se cuenta en la actualidad son una buena forma de denunciar, pero lamentablemente se entremezclan bulos y realidades y a veces la gente no sabe ni qué creer.

 

El Dr. Steven Xu, es un dermatólogo del McGaw Medical Center de la Northwestern University y participó en un estudio acerca de los efectos adversos de los ingredientes más comunes, en varios tipos de cosméticos industriales.

Los productos que involucraban quejas por condiciones de salud más graves eran los destinados a los bebés, pero también los hubo sobre cosméticos para el cuidado del cabello y lociones cremas y ungüentos, para el cuidado y protección de la piel.

 

El Dr. Xu comentó que el número de efectos adversos denunciados en el estudio era gravísimo, simplemente porque en EEUU cualquiera puede fabricar un cosmético y comenzar a venderlo al día siguiente (e incluso a exportarlo), sin ningún tipo de permiso o de control.

 

¿Hay alternativas?

Sin dudas que las hay. La cosmética natural o ecológica está fabricada con ingredientes, que son seriamente controlados y que antes de emplearse, tienen que estar debidamente certificados, por lo que, jamás encontrarás estos productos en la cosmética natural.

 

REDACCION/ECOTICIAS.COM