MenuSuscríbete

España y otros ocho países europeos quieren contaminar más

España y otros ocho países europeos quieren contaminar más

“Austria, Bélgica, Alemania, Dinamarca, España, Finlandia, Luxemburgo, Francia e Irlanda han pedido permiso a la Comisión Europea, para contaminar por encima del límite nacional, establecido en la legislación de la Unión Europea.”

España y otros ocho países europeos quieren contaminar más

Límites que no se respetan

A cada país se le asigna anualmente, un límite nacional que debe respetar en cuanto a contaminación dentro de sus propias fronteras, conforme a la Directiva sobre límites máximos de emisiones de la UE y a las normas europeas sobre calidad del aire.

En la actualidad, 130 ciudades de 23 estados miembros de la UE están violando las reglas impuestas y según la Oficina Europea de Medio Ambiente (EEB), la mayor red europea de organizaciones medioambientales, España y los otros ocho estados miembros pidieron que se levanten los límites, que deberían haberse cumplido ya en 2015.

 

El secretario general del EEB, Jeremy Wates, escribió la semana pasada una carta a la comisaria europea de Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca, explicando las preocupaciones de la organización, por el impacto negativo, que tales ajustes tendrían sobre la salud de las personas y el Medio Ambiente.

De las nueve solicitudes, con la excepción de la de Finlandia, las demás fueron hechas por los gobiernos, afirmando no tener conocimiento de las emisiones adicionales que ocasionaban los vehículos diésel.

 

“Si las autoridades de Alemania, Francia, España, Luxemburgo y los demás países, tomaron medidas en consonancia con el Reglamento de Normas Europeas, es evidente que no han hecho los ajustes necesarios, para cumplir con las limitaciones de contaminación” dice la carta.

 

El ejemplo del caso Volkswagen

España y Luxemburgo son dos de los países que peor han resuelto el engaño de VW en la medición de sus emisiones. Luego de desatado el escándalo, la empresa se comprometió públicamente a dar una solución al problema que ellos mismos habían creado, pero en estas naciones las resoluciones judiciales fallaron a favor de la empresa, en 9 de cada 10 casos.

En ningún momento las autoridades españolas y luxemburguesas exigieron a la empresa que cumpliera con lo que había prometido y los compradores damnificados tuvieron que recurrir a la justicia para que se les indemnizara, pero ello solo les reportó más dolores de cabeza que soluciones.

 

La contaminación campa a sus anchas

Es muy preocupante que los gobiernos de estos países europeos estén solicitando que les de permiso para continuar contaminando, en vez de tomar las drásticas medidas necesarias para que sus ciudadanos tengan una mejor calidad de vida.

Si bien existen iniciativas citadinas, Madrid, Paris o Barcelona son buenos ejemplos de ello, que pretenden limitar la circulación de vehículos diésel, fomentar la compra de coches eléctricos, mejorar la calidad del aire, crear más espacios verdes y un largo etc., no hay Planes Nacionales claros y con perspectiva de ser eficaces, que tengan por objetivo bajar las emisiones.

 

Ante la certeza de que la Contaminación Ambiental cada año mata a más españoles se hace necesario un cambio de actitud a nivel gubernamental y no una solicitud para que se eleven los límites o se permita contaminar por encima de ellos.

La EEB alerta que salud de los ciudadanos está en juego y no parece que se esté haciendo nada por protegerla y que tampoco ayuda mucho esta solicitud, a cumplir con los objetivos de la COP21, un pacto que los nueve países involucrados han firmado.

 

REDACCION/ECOTICIAS.COM

Especial Formacion 2017/2018