MenuSuscríbete

España debe encarar seriamente los problemas del Cambio Climático

España debe encarar seriamente los problemas del Cambio Climático

“Entre 1995 y 2015, el número de muertos por desastres naturales en España fue de 1.215. Las inundaciones mataron a 328 personas y las olas de calor causaron 178 fallecimientos, según cifras de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias. La ley de transición energética está en marcha, pero las emisiones de electricidad y transporte deben reducirse.”

España debe encarar seriamente los problemas del Cambio Climático

Soluciones YA y a largo plazo

La ONU y una amplia gama de organismos científicos advierten que el Cambio Climático no sólo afecta a las temperaturas medias, sino que también aumenta el número y la intensidad de los desastres naturales: son un efecto secundario, como la desertificación (El sur de España se seca sin remedio) y la pérdida de tierras debida a aumento del nivel del mar.

Como miembro de la UE y firmante del acuerdo climático de París, España tiene la necesidad de eliminar los combustibles fósiles, responsables de las emisiones de gases de efecto invernadero, sin detrimento del crecimiento económico.

 

Pero las propias previsiones del gobierno indican que, lejos de reducir las emisiones, España está en vías de aumentarlas en los próximos 20 años. En 2040, el país emitirá el equivalente a 353,7 millones de toneladas de CO2 en la atmósfera, que será 18 millones más que en 2015.

Por eso España necesita una hoja de ruta que le ayude a cumplir los objetivos establecidos en París. La UE se ha comprometido a reducir el nivel de emisiones de 1990 en un 40% para el año 2030. Ahora el Gobierno español está elaborando un proyecto de ley sobre el Cambio Climático y la transición energética.

 

Ambientalistas, empresarios y proveedores de energía quieren ver un consenso estable entre los políticos, para evitar que se introduzcan enmiendas con cada nuevo gobierno. Así lo expresaron los representantes de cada sector en un acto titulado «España, juntos por el clima», que tuvo lugar a finales de mayo.

Por encima de todo, las políticas respecto al Cambio Climático deben ser a largo plazo, con objetivos fijados para 2030 y 2050. La UE, por ejemplo, se ha comprometido a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en más de un 80% para 2050, a nivel de las fuentes de energía.

 

¿Energías renovables y coches eléctricos?

La generación de energía es responsable de casi el 80% de las emisiones de CO2 españolas, de hecho, representó el 26% de las emisiones en 2015, mientras que el transporte figura en segundo lugar, con el 25%.

Para alcanzar los objetivos de París, es necesario abordar la cuestión de las emisiones de estos sectores. Por lo tanto, tanto el Ministerio de Medio Ambiente como el de Energía, participan en la redacción de la nueva ley, antes de enviarla a Bruselas.

 

En lo que respecta a la electricidad, el progreso tecnológico, junto con la reducción de los costes de las energías renovables, acentúa la perspectiva de una producción de energía limpia, solo hace falta voluntad política.

Además, los partidos y los representantes de la industria deben aún llegar a un consenso sobre cuestiones como el papel de la energía nuclear, un calendario para la eliminación de los combustibles fósiles y el papel de la generación doméstica.

Mientras tanto, el transporte limpio sigue siendo un desafío, con los coches eléctricos todavía representando una parte insignificante, del parque automotriz español. Entre 1990 y 2015, las emisiones de transporte crecieron un 41%. Si no se hace nada, se prevé un aumento de otro 15%, para 2030.

 

REDACCION/ECOTICIAS.COM