MenuSuscríbete

Contaminación, tabaco y subsidios a los combustibles

Contaminación, tabaco y subsidios a los combustibles

“Una nueva investigación advierte que los daños ocasionados por la exposición a la contaminación del aire durante el embarazo, rivalizan con el que puede causar al feto, el tabaquismo de sus madres. Lo alarmante es que mientras se subsidia a los combustibles fósiles, crecen los problemas de salud relacionados con la polución y sus costos.”

Contaminación, tabaco y subsidios a los combustibles

Ni contaminación ni tabaco

Un nuevo estudio llevado a cabo de forma conjunta por las Universidades de Edimburgo y Aberdeen ha revelado que, los bebés expuestos a la contaminación del aire respirado por sus madres, desarrollaron cabezas más pequeñas y cuerpos más cortos.

La investigación también demostró que, las madres que fumaban durante el embarazo, pero que estaban expuestas niveles más bajos de contaminación, dieron a luz a niños con defectos similares. Por ello los autores instaron a la OMS y a la Unión Europea, a revisar por separado y con minuciosidad, los niveles de emisión considerados aceptables.

 

El estudio se basó en un muestreo del noreste de Escocia, donde la contaminación del aire es menos pronunciada que en otras zonas del país. Las concentraciones medias más altas detectadas durante el estudio fueron de 7,2 microgramos por metro cúbico, muy por debajo del promedio anual de 10 mcg por metro cúbico, recomendado por la OMS.

El autor principal, el Dr. Tom Clemens explicó que, los hallazgos de su equipo demuestran que: “la situación de un feto con una madre que no fuma, pero que está expuesta a altos niveles de contaminación es sólo un poco mejor, que la de uno con una madre fumadora expuesta a bajos niveles de contaminación”.

 

Fue la primera vez que un estudio de esta naturaleza tomó en cuenta el impacto en el desarrollo de los fetos, de partículas contaminantes que pueden entrar en los pulmones y el torrente sanguíneo. Los datos fueron recogidos a través de ultrasonidos y registros de maternidad, de nacimientos entre 2002 y 2011.

El coautor del estudio, Chris Dibben, advirtió que, si bien la mayoría de las madres son conscientes de los peligros que representan para sus hijos no nacidos el fumar, la mayoría desconoce los impactos de la contaminación del aire.

 

¿Por qué pagar para contaminar?

Otro estudio reciente advirtió que el gasto de los países del G20 en subsidios a combustibles fósiles ha acumulado costos secundarios, que ascienden a más de dos billones de euros y están directamente relacionados con la salud, debido en gran parte a complicaciones causadas por la exposición a la contaminación del aire.

Los costos de salud relacionados con el uso de combustibles fósiles superan en un 600%, a los subsidios financiados por los contribuyentes que reciben las empresas contaminantes. Este nuevo estudio que insiste en que, los gobiernos deberían dejar de inyectar dinero en fuentes de energía que polucionan el aire.

 

A principios de este año, la Comisión Europea reconoció que, más de 130 ciudades de los estados miembros han roto las leyes de calidad del aire. Varios países han anunciado recientemente sus intenciones de prohibir los motores de combustión en un futuro próximo, para combatir la contaminación del aire.

La Comisión también ha adoptado medidas para controlar los niveles de contaminación. Nuevas normas para las centrales eléctricas entraron en vigor recientemente, llevando a muchas empresas de energía a cuestionar si es económicamente más factible acondicionar sus plantas o simplemente cerrarlas (ver: ¿Adiós al carbón para producir electricidad en Europa?).

 

REDACCION/ECOTICIAS.COM