MenuSuscríbete

Alcaldes de 25 ciudades del mundo se comprometen a lograr su neutralidad de carbono de cara a 2050

Alcaldes de 25 ciudades del mundo se comprometen a lograr su neutralidad de carbono de cara a 2050

Las ciudades --entre las que figuran Londres, Río de Janeiro y Accra-- se han comprometido a poner en marcha su plan de cara a 2020, prometiendo además aumentar sus esfuerzos para hacer frente a las temperaturas extremas y otras presiones derivadas del cambio climático.

Alcaldes de 25 ciudades del mundo se comprometen a lograr su neutralidad de carbono de cara a 2050

Alcaldes de 25 ciudades del mundo, representando a 150 millones de ciudadanos, se han comprometido este domingo a recortar de cara a 2050 sus emisiones de carbono parar lograr su neutralidad de carbono, es decir, compensar en su totalidad las emisiones de este gas.
Las ciudades --entre las que figuran Londres, Río de Janeiro y Accra-- se han comprometido a poner en marcha su plan de cara a 2020, prometiendo además aumentar sus esfuerzos para hacer frente a las temperaturas extremas y otras presiones derivadas del cambio climático.
Por su parte, el Grupo de Liderazgo Climático, conocido como C40, ha anunciado que respaldará estos planes e incluirá a nueve ciudades africanas --entre ellas Ciudad del Cabo, Adís Abeba, Lagos y Nairobi-- en el organismo.
"Las ciudades africanas están jugando un papel fundamental y decisivo a la hora de lograr las ambiciones del Acuerdo de París", ha dicho la alcaldesa de París y presidenta del C40, Anne Hidalgo.
Asimismo, las casi 7.500 ciudades de la Convención Global de Alcaldes para el Clima y la Energía han recalcado que su compromiso conjunto equivaldrá a la reducción de la emisión de 1.300 millones de toneladas de carbono de cara a 2030, lo que equivale a las emisiones de Japón o Brasil.
Christiana Figueres, vicepresidenta de la alianza, ha argumentado que el objetivo es dar a los gobiernos "información estricta y consolidada" para que "puedan incrementar sus ambiciones con seguridad y confianza".
En este sentido, ha dicho que las acciones para recortar estas emisiones de gas derivarán en una calidad de vida "mucho, mucho mejor", incluyendo un aire más limpio.
Bonn, que acoge la cumbre, ha puesto en marcha recientemente un sistema inteligente de alumbrado público que se enciende únicamente cuando alguien pasa, así como un sistema que detecta cuándo los cubos de reciclaje de ropa y vidrio están llenos, para ser vaciados únicamente en ese momento.
Maros Sefcovic, vicepresidente de la Comisión Europea para asuntos de energía, ha destacado que un estándar conjunto de emisiones sería "un buen punto de venta para los alcaldes" en sus intentos por atraer inversión privada.
Un ejemplo del papel protagonista que pueden asumir las regiones y las ciudades lo ofrece Estados Unidos. El presidente Donald Trump anunció la salida del país del Acuerdo del Clima alcanzado en 2015 en París y en reacción, muchos estados y ciudades redoblaron sus esfuerzos para alcanzar las metas de reducción de emisiones de gases contaminantes.
Unas 250 ciudades y distritos de Estados Unidos así como nueve estados y 1.700 empresas e inversores se han aglutinado en la iniciativa "America's Pledge" (La promesa de América), para cumplir con los objetivos del acuerdo climático de limitar a 2ºC el aumento de la temperatura global respecto a los niveles de la era preindustrial.

Alcaldes de 25 ciudades del mundo, representando a 150 millones de ciudadanos, se han comprometido este domingo a recortar de cara a 2050 sus emisiones de carbono parar lograr su neutralidad de carbono, es decir, compensar en su totalidad las emisiones de este gas.

Las ciudades --entre las que figuran Londres, Río de Janeiro y Accra-- se han comprometido a poner en marcha su plan de cara a 2020, prometiendo además aumentar sus esfuerzos para hacer frente a las temperaturas extremas y otras presiones derivadas del cambio climático.

Por su parte, el Grupo de Liderazgo Climático, conocido como C40, ha anunciado que respaldará estos planes e incluirá a nueve ciudades africanas --entre ellas Ciudad del Cabo, Adís Abeba, Lagos y Nairobi-- en el organismo.

"Las ciudades africanas están jugando un papel fundamental y decisivo a la hora de lograr las ambiciones del Acuerdo de París", ha dicho la alcaldesa de París y presidenta del C40, Anne Hidalgo.

Asimismo, las casi 7.500 ciudades de la Convención Global de Alcaldes para el Clima y la Energía han recalcado que su compromiso conjunto equivaldrá a la reducción de la emisión de 1.300 millones de toneladas de carbono de cara a 2030, lo que equivale a las emisiones de Japón o Brasil.

Christiana Figueres, vicepresidenta de la alianza, ha argumentado que el objetivo es dar a los gobiernos "información estricta y consolidada" para que "puedan incrementar sus ambiciones con seguridad y confianza".

En este sentido, ha dicho que las acciones para recortar estas emisiones de gas derivarán en una calidad de vida "mucho, mucho mejor", incluyendo un aire más limpio.

Bonn, que acoge la cumbre, ha puesto en marcha recientemente un sistema inteligente de alumbrado público que se enciende únicamente cuando alguien pasa, así como un sistema que detecta cuándo los cubos de reciclaje de ropa y vidrio están llenos, para ser vaciados únicamente en ese momento.

Maros Sefcovic, vicepresidente de la Comisión Europea para asuntos de energía, ha destacado que un estándar conjunto de emisiones sería "un buen punto de venta para los alcaldes" en sus intentos por atraer inversión privada.

Un ejemplo del papel protagonista que pueden asumir las regiones y las ciudades lo ofrece Estados Unidos. El presidente Donald Trump anunció la salida del país del Acuerdo del Clima alcanzado en 2015 en París y en reacción, muchos estados y ciudades redoblaron sus esfuerzos para alcanzar las metas de reducción de emisiones de gases contaminantes.

Unas 250 ciudades y distritos de Estados Unidos así como nueve estados y 1.700 empresas e inversores se han aglutinado en la iniciativa "America's Pledge" (La promesa de América), para cumplir con los objetivos del acuerdo climático de limitar a 2ºC el aumento de la temperatura global respecto a los niveles de la era preindustrial.

ep