MenuSuscríbete

Solo en 2016 fueron deforestadas más de 200 mil hectáreas en el Chaco paraguayo

Solo en 2016 fueron deforestadas más de 200 mil hectáreas en el Chaco paraguayo

"En ese año quedaban muy pocos bosques en esta zona del país. En el 2002 se deforestaban alrededor de 120.000 por año, lo que nos daba la pauta de que en cinco años los bosques podrían desaparecer por completo en ese lugar. El riesgo era alto", afirmó Lucy Aquino, representante de la organización WWF en Paraguay.

Solo en 2016 fueron deforestadas más de 200 mil hectáreas en el Chaco paraguayo

En el 2002 la Región Oriental de Paraguay estaba bajo una fuerte amenaza: la deforestación era tan grande que sus bosques, en cinco años, corrían riesgo de desaparecer. Por su parte, en ese tiempo la Región Occidental se mostraba estable, con bosques relativamente sanos y con una baja actividad de deforestación.
"En ese año quedaban muy pocos bosques en esta zona del país. En el 2002 se deforestaban alrededor de 120.000 por año, lo que nos daba la pauta de que en cinco años los bosques podrían desaparecer por completo en ese lugar. El riesgo era alto", afirmó Lucy Aquino, representante de la organización WWF en Paraguay.
Fue cuando los ambientalistas decidieron solicitar la creación de una ley que contemple la prohibición de la destrucción de bosques solamente en la Región Oriental.
Esta normativa, que no tuvo en cuenta desde un comienzo al Chaco, fue promulgada en el año 2004 como la Ley Nº 2524 "De prohibición en la Región Oriental de las Actividades de Transformación y Conversión de Superficies con Cobertura Boscosa", más conocida como "Deforestación Cero".
"En el 2012 nos dimos cuenta de que el Chaco se estaba deforestando enormemente. Ahora el trabajo es con los agricultores y con quienes tengan tierra. Más allá de una ley, lo que se necesita es un ordenamiento del territorio para que se tengan marcadas las zonas de alto valor para la conservación", explicó Aquino.
Un informe oficial de Infona revela que en seis años, es decir, desde el 2011 al 2016, alrededor de 1.931.000 hectáreas de la Región Occidental fueron completamente deforestadas. De este total, el 97% fue completamente autorizado.
"En este punto del país se echaron árboles para convertir la tierra para su uso ganadero. El 97% tuvo permiso para hacerlo. El requisito es presentar los planes que, dentro del proyecto, se prevén conservar las reservas, franjas de bosques y otras cuestiones ecológicas", aseguró el ingeniero Marcos Torres.

En el 2002 la Región Oriental de Paraguay estaba bajo una fuerte amenaza: la deforestación era tan grande que sus bosques, en cinco años, corrían riesgo de desaparecer. Por su parte, en ese tiempo la Región Occidental se mostraba estable, con bosques relativamente sanos y con una baja actividad de deforestación.

"En ese año quedaban muy pocos bosques en esta zona del país. En el 2002 se deforestaban alrededor de 120.000 por año, lo que nos daba la pauta de que en cinco años los bosques podrían desaparecer por completo en ese lugar. El riesgo era alto", afirmó Lucy Aquino, representante de la organización WWF en Paraguay.

Fue cuando los ambientalistas decidieron solicitar la creación de una ley que contemple la prohibición de la destrucción de bosques solamente en la Región Oriental.

Esta normativa, que no tuvo en cuenta desde un comienzo al Chaco, fue promulgada en el año 2004 como la Ley Nº 2524 "De prohibición en la Región Oriental de las Actividades de Transformación y Conversión de Superficies con Cobertura Boscosa", más conocida como "Deforestación Cero".

"En el 2012 nos dimos cuenta de que el Chaco se estaba deforestando enormemente. Ahora el trabajo es con los agricultores y con quienes tengan tierra. Más allá de una ley, lo que se necesita es un ordenamiento del territorio para que se tengan marcadas las zonas de alto valor para la conservación", explicó Aquino.

Un informe oficial de Infona revela que en seis años, es decir, desde el 2011 al 2016, alrededor de 1.931.000 hectáreas de la Región Occidental fueron completamente deforestadas. De este total, el 97% fue completamente autorizado.

"En este punto del país se echaron árboles para convertir la tierra para su uso ganadero. El 97% tuvo permiso para hacerlo. El requisito es presentar los planes que, dentro del proyecto, se prevén conservar las reservas, franjas de bosques y otras cuestiones ecológicas", aseguró el ingeniero Marcos Torres.

www.noticiasambientales.com