MenuSuscríbete

Parálisis mental del PP ante el autoconsumo

 Parálisis mental del PP ante el autoconsumo

En un informe, la asociación fotovoltaica considera que los argumentos del Gobierno para vetar la propuesta de ley aprobada de forma mayoritaria por el Congreso son "ideológicos y no jurídicos". El Ejecutivo, señala, "carece totalmente de justificaciones legislativas a las argumentaciones que presenta".

Parálisis mental del PP ante el autoconsumo

La Unión Española Fotovoltaica (UNEF) calcula que la instalación de 100 megavatios (MW) de autoconsumo en España procuraría un saldo positivo de cerca de 68 millones al Estado y considera que el veto del Gobierno a la proposición de ley del Congreso para fomentar esta actividad mediante la eliminación del 'impuesto al Sol' es "ideológico" y no responde a razones de impacto presupuestario.
En un informe, la asociación fotovoltaica considera que los argumentos del Gobierno para vetar la propuesta de ley aprobada de forma mayoritaria por el Congreso son "ideológicos y no jurídicos". El Ejecutivo, señala, "carece totalmente de justificaciones legislativas a las argumentaciones que presenta".
El informe de la Secretaría de Estado de la Energía (SEE) trasciende los ámbitos que le corresponde al realizar cálculos que corresponden a Hacienda y se encuentra además "lleno de juicios de valor subjetivos que nada tienen que ver con el verdadero marco del autoconsumo", señala UNEF.
Al abordar el impacto económico de la instalación de 100 MW, la asociación considera que el saldo anual en retornos fiscales y costes evitados ascendería a 73 millones, cantidad que quedaría minorada en un máximo de 5 millones por la pérdida de ingresos, de modo que el Estado, en cualquier caso, tendría un retorno de 68 millones.
Adicionalmente, se producirían unos ahorros en eficiencia, emisiones de CO2 e importaciones de combustibles fósiles que, para una potencia instalada de 100 MW, se situarían en torno a los 7,6 millones de euros.
Al estudiar las estimaciones presupuestarias del Gobierno, UNEF considera que, en el escenario supuesto por la Secretaría de Estado de Energía de un precio medio del 'pool' de 50 euros por megavatio hora (MWh), la pérdida de ingresos en impuestos bajaría desde los 74 millones estimados por el Gobierno hasta 9,5 millones si se consideran todas las tecnologías renovables, y sería solo de 400.000 euros si solo se considera el autoconsumo fotovoltaico.
Por otro lado, la pérdida de impuestos recaudados por ingresos por peajes bajaría desde los 14 millones estimados por el Gobierno hasta 1,5 millones considerando todas las tecnologías renovables, y sería solo de un poco más de 67.000 euros si solo consideramos al autoconsumo fotovoltaico.
Además, UNEF calcula que la aportación extra de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) no sería de 10 millones como estimaba el Gobierno, sino de 1,1 millones considerando todas las tecnologías renovables y de solo poco más de 49.000 euros si solo se considera el autoconsumo fotovoltaico.
Al margen de estas consideraciones presupuestarias, la asociación aborda el efecto sobre los peajes eléctricos. Según recuerda, las instalaciones de autoconsumo conectadas a la red pagan los costes regulados del sistema al igual que el resto de los consumidores.
Estas instalaciones, indica, asumen el término fijo completo en función de su potencia contratada, que siempre debe ser mayor o igual que la de la instalación de autoconsumo, y el término variable de la energía consumida de la red, por lo que no dejan de pagar los costes regulados del sistema en función de lo que consumen de la red.
ENERGÍA AUTOCONSUMIDA.
La proposición de ley vetada por el Gobierno no propone la exención de peajes y cargos a los autoconsumidores, sino a la energía autoconsumida, la que no pasa por la red de distribución.
Según el informe del Gobierno, "la medida tendría también impacto económico en el sistema eléctrico (y por tanto en el consumidor de electricidad) y en la generación de nuevos déficits de tarifa".
"Esta afirmación es tendenciosa y no está basada en ningún análisis económico. El déficit de tarifa tiene que ver con la relación de ingresos y gastos del sistema eléctrico, no con que haya más o menos autoconsumo", afirma UNEF.

La Unión Española Fotovoltaica (UNEF) calcula que la instalación de 100 megavatios (MW) de autoconsumo en España procuraría un saldo positivo de cerca de 68 millones al Estado y considera que el veto del Gobierno a la proposición de ley del Congreso para fomentar esta actividad mediante la eliminación del 'impuesto al Sol' es "ideológico" y no responde a razones de impacto presupuestario.

En un informe, la asociación fotovoltaica considera que los argumentos del Gobierno para vetar la propuesta de ley aprobada de forma mayoritaria por el Congreso son "ideológicos y no jurídicos". El Ejecutivo, señala, "carece totalmente de justificaciones legislativas a las argumentaciones que presenta".

El informe de la Secretaría de Estado de la Energía (SEE) trasciende los ámbitos que le corresponde al realizar cálculos que corresponden a Hacienda y se encuentra además "lleno de juicios de valor subjetivos que nada tienen que ver con el verdadero marco del autoconsumo", señala UNEF.

Al abordar el impacto económico de la instalación de 100 MW, la asociación considera que el saldo anual en retornos fiscales y costes evitados ascendería a 73 millones, cantidad que quedaría minorada en un máximo de 5 millones por la pérdida de ingresos, de modo que el Estado, en cualquier caso, tendría un retorno de 68 millones.

Adicionalmente, se producirían unos ahorros en eficiencia, emisiones de CO2 e importaciones de combustibles fósiles que, para una potencia instalada de 100 MW, se situarían en torno a los 7,6 millones de euros.

Al estudiar las estimaciones presupuestarias del Gobierno, UNEF considera que, en el escenario supuesto por la Secretaría de Estado de Energía de un precio medio del 'pool' de 50 euros por megavatio hora (MWh), la pérdida de ingresos en impuestos bajaría desde los 74 millones estimados por el Gobierno hasta 9,5 millones si se consideran todas las tecnologías renovables, y sería solo de 400.000 euros si solo se considera el autoconsumo fotovoltaico.

Por otro lado, la pérdida de impuestos recaudados por ingresos por peajes bajaría desde los 14 millones estimados por el Gobierno hasta 1,5 millones considerando todas las tecnologías renovables, y sería solo de un poco más de 67.000 euros si solo consideramos al autoconsumo fotovoltaico.

Además, UNEF calcula que la aportación extra de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) no sería de 10 millones como estimaba el Gobierno, sino de 1,1 millones considerando todas las tecnologías renovables y de solo poco más de 49.000 euros si solo se considera el autoconsumo fotovoltaico.

Al margen de estas consideraciones presupuestarias, la asociación aborda el efecto sobre los peajes eléctricos. Según recuerda, las instalaciones de autoconsumo conectadas a la red pagan los costes regulados del sistema al igual que el resto de los consumidores.

Estas instalaciones, indica, asumen el término fijo completo en función de su potencia contratada, que siempre debe ser mayor o igual que la de la instalación de autoconsumo, y el término variable de la energía consumida de la red, por lo que no dejan de pagar los costes regulados del sistema en función de lo que consumen de la red.

ENERGÍA AUTOCONSUMIDA.

La proposición de ley vetada por el Gobierno no propone la exención de peajes y cargos a los autoconsumidores, sino a la energía autoconsumida, la que no pasa por la red de distribución.

Según el informe del Gobierno, "la medida tendría también impacto económico en el sistema eléctrico (y por tanto en el consumidor de electricidad) y en la generación de nuevos déficits de tarifa".

"Esta afirmación es tendenciosa y no está basada en ningún análisis económico. El déficit de tarifa tiene que ver con la relación de ingresos y gastos del sistema eléctrico, no con que haya más o menos autoconsumo", afirma UNEF.

ep

 

Otros artículos