MenuSuscríbete

La dependencia de Europa de los combustibles fósiles es preocupante

La dependencia de Europa de los combustibles fósiles es preocupante

“Bien sabido es, que Europa depende del crudo importado, pero un incidente ocurrido en la mayor refinería de la UE este verano, ha demostrado que el continente europeo también necesita comprar combustible diésel, fuera de fronteras.”

La dependencia de Europa de los combustibles fósiles es preocupante

¿Consecuencias imprevistas?

Un incendio en la refinería provocó el cierre de la planta más grande de Europa, la Pernis que está ubicada en los Países Bajos y pertenece a la empresa Royal Dutch Shell PLC. También tuvieron que cerrar un centro de producción petroquímica cercano a Rotterdam.

La producción de la planta es de unos 404.000 barriles por día y su cierre ha convertido a Europa en destino de las exportaciones procedentes de los EEUU, que alcanzaron su récord de 1,6 millones de barriles diarios en julio y se espera que, dicha cifra roce los 2 millones en agosto.

 

La mayor refinería de crudo de Europa tuvo que ser clausurada temporalmente, después de que se declarase un incendio, en una unidad de potencia y se detectase una fuga posterior de fluoruro de hidrógeno. Los técnicos vaticinan que no podrá reabrirse hasta finales de este mes.

El incidente se produjo a finales de julio y los expertos aseguran que ha contribuido a que los precios del combustible, tanto en Europa como en Estados Unidos se disparasen, en cuanto se supo del incendio y sus consecuencias inmediatas.

 

Los comerciantes solicitaron suministros de otras partes del mundo, en previsión de un déficit de combustibles en el noroeste de Europa. La diferencia entre el diésel y el crudo disminuyó inmediatamente, después de que se conociera el reinicio planeado, lo que, según los especialistas en mercados, constituye un claro signo de debilidad.

 

¿Competencia desleal?

Uno de los problemas principales que tiene la UE es que sus unidades de refinería resultan anticuadas y menos sofisticadas, comparadas con las plantas de última generación que funcionan en Asia y en Oriente Medio.

Estas últimas han aumentado drásticamente la cantidad de productos petrolíferos que fluyen hacia los mercados mundiales y a las compañías europeas les resulta cada vez más difícil competir con ellas.

 

A estas circunstancias se les añade el hecho de que las estrictas regulaciones medioambientales de la UE plantean un desafío a las refinerías de la región, como subrayaron los delegados en un foro de refinación de la UE, que tuvo lugar en Bruselas en febrero pasado.

Este hecho se ejemplificó con el caso de las muy estrictas normas medioambientales vigentes en España, que dieron lugar al cierre de la refinería de Cepsa en Tenerife hace tres años y según dictaminan los técnicos, es improbable que la planta reinicie sus actividades.

 

Cepsa alega que la reglamentación de la UE, hace que cada barril que se refina en las dos plantas que la compañía tiene operativas en España, tenga un sobrecoste de aproximadamente dos dólares, lo que consideran una carga difícil de asumir, mientras se sienten foco del ataque por parte de activistas, que los acusan de no respetar las normas medioambientales.

 

REDACCION/ECOTICIAS.COM

 

Otros artículos

sunfields, proveedor de equipos fotovoltaicos

¿Conoces a SunFields?

Sunfields es un proveedor de equipos fotovoltaicos desde el año 2007, ha cubierto el suministro de proyectos solares en casi todo los continentes, lo que le ha aportado una extensa experiencia en la evaluación de calidad de los productos que trabajan.


Seguir leyendo