MenuSuscríbete

SIGAUS: reciclar es factible y efectivo

SIGAUS: reciclar es factible y efectivo

ECOticias tuvo el placer de entrevistar a Eduardo de Lecea, Director General de SIGAUS (Sistema Integrado de Gestión de Aceites Usados) interesados en conocer el origen, funcionamiento y gestión de esta entidad, cuya sede principal se encuentra en Avd. Europa 34 - D, 3ºB, CP: 28023 de la ciudad de Madrid y su teléfono es: 917991551.

SIGAUS: reciclar es factible y efectivo

ECOticias: SIGAUS es una entidad sin ánimo de lucro de la que quisiéramos saber: ¿cómo y por qué surge la iniciativa de su creación?

Eduardo de Lecea: SIGAUS surge con motivo de la entrada en vigor en el año 2006 del Real Decreto 679/2006, una norma creada para regular la gestión de los aceites industriales usados y por la que se exige a los fabricantes de aceites lubricantes que se responsabilicen de garantizar la correcta gestión de los aceites industriales puestos en el mercado español una vez terminada su vida útil, desde su recogida, hasta su análisis, transporte, pretratamiento y regeneración.

En este sentido, SIGAUS nació en el año 2007 con el fin de asumir esta responsabilidad en nombre de fabricantes e importadores, quienes desde entonces pagan una cuota al Sistema para financiar la gestión del residuo, que se repercute en el precio de los lubricantes hasta el consumidor final, a razón de 0,06 € por cada kilo de aceite adquirido, y que debe reflejarse en la factura recibida.

Al ser una entidad sin ánimo de lucro, desde su creación ha destinado todos los ingresos obtenidos de sus empresas adheridas a financiar la correcta gestión de este residuo en toda España, lo que ha supuesto recoger y tratar 1,3 millones de toneladas desde 2007.

A día de hoy, SIGAUS cuenta con más de 200 empresas adheridas y más de 500 marcas representadas, así como con una eficaz red de gestión, que opera en todas las fases del proceso, desde la recogida del aceite usado hasta su tratamiento final.

ECOticias: ¿Por qué es tan importante deshacerse de manera correcta del aceite industrial usado?

Eduardo de Lecea: Los aceites industriales son un producto que por sus propiedades se utilizan principalmente en la industria, para reducir la fricción entre los materiales y por su capacidad refrigerante o aislante, así como en el sector de la automoción como lubricante de los motores de los vehículos.

Debido a los procesos mecánicos y a las altas temperaturas y presiones a las que se someten durante su vida útil, los aceites industriales pierden propiedades y se degradan químicamente convirtiéndose en un residuo muy contaminante. La presencia de sustancias peligrosas como cloro, fósforo, azufre o compuestos orgánicos, hacen que este residuo tenga una difícil biodegradabilidad y suponga un riesgo para la salud y el medioambiente, por lo que requiere de un adecuado tratamiento para evitar impactos negativos.

Este poder contaminante se aprecia claramente si tomamos como referencia que sólo dos litros de aceite usado pueden contaminar tanta agua como la que contiene una piscina olímpica de 50 x 25 m. Por otro lado, la combustión incontrolada del aceite usado conlleva la emisión a la atmósfera de gases tóxicos de efectos muy negativos. Sólo cinco litros de este residuo quemados en una estufa contaminarían la misma cantidad de aire que respira una persona durante tres años.

ECOticias: ¿Cómo interviene SIGAUS en este proceso?

Eduardo de Lecea: SIGAUS se encarga de coordinar todo el ciclo de gestión del aceite industrial usado, desde su recogida hasta su tratamiento final. Con las aportaciones de sus empresas adheridas, SIGAUS financia una amplia red de cerca de 140 empresas gestoras que garantizan que el aceite industrial usado que se genera, sea recogido en cualquier punto del territorio español, con independencia de su ubicación y cantidad.

El pasado año, gracias a la financiación aportada por el Sistema, se atendió la recogida del residuo en casi 70.000 puntos productores, repartidos entre 4.850 municipios. Un 28% de estas operaciones de recogida se atendieron desde más de 100 km de distancia, sobre todo en zonas de montaña o en municipios rurales, junto a espacios protegidos, lugares donde existe un mayor riesgo de no gestión del aceite industrial usado y en los que, de no recogerse, se produciría un impacto ambiental especialmente negativo.

En definitiva, SIGAUS articula los mecanismos necesarios para ofrecer un Servicio Universal de Recogida, dando cobertura a un 97,9% de la población española, un 99,6% de la actividad económica o un 99,6% de los talleres censados en España y garantizando que el 100% del aceite usado se valoriza.

ECOticias: ¿Cuál es el destino final del aceite industrial usado y qué beneficios se obtienen de su tratamiento?

Eduardo de Lecea: Una vez que el aceite usado ha sido recogido donde se generó, los gestores lo trasladan a un centro de transferencia para someterlo a un análisis con el fin de determinar su composición y la posible presencia de sustancias contaminantes.

En función de los resultados obtenidos, el residuo se destina a distintas plantas de tratamiento final, donde puede ser sometido a diferentes procesos. En la mayoría de los casos, los aceites industriales usados se someten al proceso de regeneración, un tratamiento por el que se obtienen nuevas bases lubricantes, reincorporándose así el aceite usado al ciclo de producción de nuevos aceites para usos industriales, en lo que supone un claro ejemplo de economía circular.

Su gran aprovechamiento (con tres litros de aceite usado regenerado se obtienen dos litros de bases lubricantes) hace que, por ley, la regeneración sea el tratamiento mayoritario, debiéndose destinar más de un 65% del residuo a este proceso de acuerdo a la normativa actual vigente.

Se trata también de un proceso que reporta beneficios ambientales a la sociedad. Un claro ejemplo de ello fue la regeneración de 92.000 t de aceites usados en 2015, que permitieron evitar la emisión de unas 277.000 t de CO2 a la atmósfera, una cantidad equivalente a las emisiones que producirían 135.000 coches en un año.

El aceite usado que no es objeto de regeneración se destina a valorización energética, un proceso en el que el residuo es tratado y permite la producción de un combustible similar al fuel óleo, muy utilizado en la industria debido a su alto rendimiento energético. Gracias a las 27.000 t de aceite usado que se valorizaron energéticamente en nuestro país el pasado año se obtuvieron 291 GWh, lo que equivaldría al consumo anual de 68.000 hogares de tipo medio.

ECOticias: ¿Qué relación tiene SIGAUS con los consumidores?

Eduardo de Lecea: A diferencia de otros residuos que requieren de la colaboración directa de los consumidores para ser reciclados, la correcta gestión del aceite industrial usado no precisa de la actuación de los usuarios, que sólo tienen que preocuparse de llevar su coche al taller para cambiarle el aceite.

A pesar de ello, SIGAUS trata de informar y fomentar la concienciación en materia medioambiental, a través de campañas anuales en medios online, en las que se traslada a los ciudadanos la protección del entorno de una manera lúdica y amena.

Como colofón a las cinco campañas que ya se han llevado a cabo en este ámbito, SIGAUS ha promovido la plantación de cinco bosques urbanos, en diferentes localidades de la Comunidad de Madrid, albergando cada uno de ellos 1.000 árboles, que han supuesto el premio ambiental para los usuarios de estas campañas.

Con estas plantaciones, además de fomentar la protección ambiental, se obtienen beneficios para el entorno. Por ejemplo, cada uno de los árboles que se han plantado este año en el Quinto Bosque SIGAUS será capaz de absorber en edad adulta hasta 27.180 kg de CO2 al año.

ECOticias: ¿Cuáles son sus planes de futuro?

Eduardo de Lecea: Nuestro mayor reto actual y de futuro se alinea con nuestro principal objetivo: garantizar que el aceite industrial usado que se genera en España se recoja en todos los casos, con independencia de dónde esté ubicado el punto productor, ya sea en una gran ciudad, en una zona rural alejada de núcleos urbanos o en una zona de montaña de difícil acceso.

Para ello seguiremos trabajando para adaptarnos a las nuevas exigencias legales y a los posibles cambios económicos del mercado que puedan producirse, con el fin de seguir garantizando la viabilidad del Sistema y su sostenibilidad económica. El principal beneficiario de ello será nuestro entorno, que seguirá siendo un espacio libre del impacto negativo de este residuo contaminante.

Eduardo de Lecea, Director General de SIGAUS

Licenciado en Derecho por la Universidad de Navarra y MBA por la Universidad de Houston, ha desarrollado la mayor parte de su carrera profesional en la multinacional del petróleo Shell, donde ha ocupado distintos puestos en las áreas de ventas y marketing de las filiales portuguesa y española. De 2003 a 2006 fue miembro del Comité de Dirección de Shell España y de la Junta Directiva de ASELUBE, la principal asociación de fabricantes de lubricantes en España. Con la entrada en vigor del Real Decreto 679/2006 por el que se regula la gestión de los aceites industriales usados, es elegido por parte de las principales compañías del sector para estar al frente del sistema integrado de gestión de aceites usados, ocupando desde 2007 la Dirección General de SIGAUS.