MenuSuscríbete

Que cada español genere menos basura ¿es posible?

Que cada español genere menos basura ¿es posible?

“La cantidad de basura que cada persona genera resulta tan importante como preocupante. Esta es una guía de ayuda para los ciudadanos, que les dará pautas de cómo reducir la cantidad de residuos que cada quien produce”.

Que cada español genere menos basura ¿es posible?

Sí, es posible

Es fundamental tener muy claro que reciclar y reutilizar, por más que sean parte de la misma solución, no son lo mismo. Reciclaje significa usar los desechos como material, para fabricar un nuevo producto e implica alterar la forma física de un objeto o material y hacer uno nuevo, a partir de esa materia prima.

 

La reutilización no es sinónimo de reciclaje, porque en este proceso se no altera la forma física del objeto, por lo que se consume menos energía y menos recursos que para reciclar y reciclar a su vez es mucho mejor que comprar productos fabricados con material sin reciclar o nuevos.

Reducir la cantidad de desperdicios generados, con actos tan simples como reutilizar los elementos que a priori se creen desechables (bolsas, papeles, envases muebles y muchos más), tiene dos grandes ventajas: ahorro de dinero y de basura para tirar.

 

Trucos para generar menos residuos

Envases

Los envases más grandes son preferibles a la compra de unidades individuales o más pequeñas, puesto que, esa acción reduce significativamente la cantidad de materiales que se van a desechar. Nunca adquiera demasiada comida precederá, porque lo que ahorre en el envase, lo perderá en los desechos, sin no se consume a tiempo.

Ante la duda de comprar una marca u otra, si la mayoría de los consumidores eligiera alguna de las que ofrecen envases biodegradables, más fácilmente reciclables o de vidrio, los demás fabricantes se verían obligados por la demanda, a abandonar el plástico y otros materiales contaminantes, para envasar sus productos.

 

Donación

Además de depositar lo que no sirve en el contenedor que corresponde, cada persona tiene la oportunidad de ayudar a otros donando lo que no usa: ropa, libros, zapatos, juguetes, muebles, electrodomésticos y un sinfín más de cosas que otros podrían necesitar.

 

Sustitución

Cada vez más se emplean productos desechables y eso es muy perjudicial para el Medio Ambiente. Las sábanas, toallas y ropas viejas, resultan ideales para limpiar. Si las abuelas pasaban una “franela” sobre los muebles y luego la lavaban, se puede seguir su ejemplo; de esa forma se desecharán menos subproductos plásticos y papeles.

 

Reusar y reparar

Si cada vez que van de compras, la gente se llevase sus propias bolsas, evitarían un gasto innecesario y darían una segunda vida a las que ya tienen, en vez de que estas acaben en un contenedor. Redecorar un mueble ya sea propio o de “segunda mano”, saldrá mucho más barato que comprar uno nuevo y evitará el despilfarro de recursos.

Reparar electrodomésticos, cambiar una pantalla rota del móvil o llevar al zapatero a remendar el calzado, son formas de evitar generar la necesidad de que se requiera más materia prima virgen, para fabricar objetos nuevos con los que reponer los que se desechan y da trabajo a quienes se especializan en estos quehaceres.

 

Reciclar

Cuando se toma la decisión de reciclar, se debe tener en cuenta el ciclo completo, es decir que, si solamente se depositan en el contenedor correspondiente los residuos, no se está cerrando el círculo; para ello, es necesario que cada compra, en lo posible, sea de elementos que procedan del reciclaje.

 

REDACCION/ECOTICIAS.COM