MenuSuscríbete

Cátedra Ecoembes: consejos de los egresados y mucho más

Cátedra Ecoembes: consejos de los egresados y mucho más

ECOticias visitó la Catedra Ecoembes, con el fin de saber más, acerca de la relación que tiene con TheCircularLab, otra iniciativa de la empresa madre, Ecoembes y para que sus egresados les dieran consejos de reciclaje tanto a nivel industrial como doméstico, a nuestros lectores.

Cátedra Ecoembes: consejos de los egresados y mucho más

ECOticias: tuvimos el placer y el privilegio, de visitar TheCircularLab, el laboratorio de Economía Circular que Ecoembes gestiona en Logroño y queremos saber ¿Qué relación tenéis con el laboratorio y qué le aporta esta iniciativa al alumnado de la Cátedra?

Cátedra Ecoembes: El enfoque didáctico va muy enfocado a la innovación en la gestión de los residuos. Ello significa que, aun vertebrado el programa de forma clásica, los contenidos, sin embargo, van adaptándose a las necesidades del sector y, sobre todo, está muy enfocado a tendencias.

Es un nuevo concepto en la enseñanza. Traer profesionales que cuenten lo que está por venir, las necesidades sobre los conceptos tradicionales, es el mayor valor añadido que tiene el Máster y ello sólo se consigue, integrándose en las líneas estratégicas del TCL (TheCircularLab).

 

El Máster forma parte de ese “ecosistema emprendedor” que es el TCL, de hecho, tenemos nuestro programa de ideas denominado “Desafío del Talento Innovador”, para nuestros estudiantes del máster y antiguos alumnos, con el objeto de incentivar la generación de ideas innovadoras para el sector en el ámbito de las 3R y tratar de seleccionar aquellas que puedan materializarse en una startup.

Además, integramos nuestra participación en el TCL desde la Universidad con el programa ACTUA-UPM donde también participamos a nivel de Máster con nuestros estudiantes, obteniendo así un valor añadido incalculable que vamos a poner en marcha este curso que entra y del que hemos tenido una primera experiencia piloto este año. Nuestro objetivo es conseguir que los estudiantes del máster que lo deseen puedan emprender y tener un espacio de trabajo en el TCL.

 

Por otro lado, es fundamental el conocimiento de los que se hace en el TCL, sus objetivos, su organización… junto a Ecoembes, el Máster organiza un seminario en aquellas instalaciones para todos los alumnos, así como visita al Ecoparque de La Rioja; una manera de experimentar “in situ” lo que se hace en el TCL y que puedan compartir sus ideas con los responsables de los proyectos que ya están en marcha.

Para nosotros, el TCL es un referente de innovación, cercano y tangible, y gracias al acuerdo entre Ecoembes y la UPM, con su Cátedra de Medioambiente, hoy por hoy representa una gran oportunidad para que tanto los actuales como los antiguos alumnos, puedan desarrollar aquellas ideas innovadoras que han deseado y no han podido poner en marcha. Si la economía circular es a los materiales; el TCL es el que cierra el círculo de la enseñanza de nuestro máster, es el máximo exponente de la innovación educativa al más alto nivel.

 

ECOticias: Queremos solicitar la opinión de vuestros egresados más recientes, por lo que les pediríamos un consejo doméstico y otro a nivel industrial, respecto a la gestión de residuos.

Cátedra Ecoembes: Tal como nos pedís, estos son los consejos y sugerencias de algunos de los egresados de la Cátedra Ecoembes, que esperamos sean de gran utilidad para vuestros lectores.

David Hurtado Morcillo: propone un consejo para animar a los no recicladores: que empiecen reciclando solo un envase, el del producto que más consuman. De esta forma les costará poco empezar y se darán cuenta de la gran cantidad de envases que generan.

Para mejorar el reciclaje Industrial, David estima que es posible ligar la reducción de los envases generados al salario de los trabajadores, para que se trabaje y piense en conjunto, sobre el problema.

 

Julio Raldúa Veuthey: ¿Consejo, truco, DIY, relacionado con el reciclaje o gestión de residuos que sirva a personas a nivel doméstico? Si tuviera que dar un truco para comenzar a reciclar en casa sería sin duda el de poner todos los cubos uno al lado del otro, ¡No tienes excusa si reciclar te supone el mismo esfuerzo que no hacerlo!

 ¿Consejo sobre el reciclaje a nivel industrial? En mi opinión, en España el reciclaje comenzará a tomar la importancia que merece cuando deje de ser algo voluntario, el problema medioambiental se encuentra en la cima de aquellos con los que va a tener que lidiar nuestra generación, debemos seguir el ejemplo de muchos de nuestros vecinos europeos en los cuales una incorrecta separación en origen está penalizada económicamente, además de esto creo que debemos enfocar nuestros esfuerzos a alcanzar la modalidad de pago por generación.

 

Darío Alguacil: sostiene que quizás creas que ahorras tiempo y espacio al no realizar la separación de los residuos por fracciones, pero realmente si lo analizas, los envases y el cartón suele ser lo que más volumen ocupa. Si los separas y empaquetas te beneficiarás por partida doble, contribuyendo a mejorar el medio ambiente y reduciendo el número de veces que sacarás la basura. El instalar un cubo con tres apartados te facilitará el proceso y te permitirá corroborar lo anterior.

Y a nivel industrial, entiende que hay que asegurarse de que los residuos que se generan son tratados por un gestor o instalación autorizados, asegurándonos siempre la trazabilidad de estos y evitando así que se produzcan irresponsabilidades e irregularidades, que puedan dañar tanto al medio ambiente, como a la empresa.

 

Alicia Fuertes Ataz: propone la fabricación casera de jabón, explicando que de la cantidad de residuos que hay para reciclar en el ámbito doméstico, uno de los más interesantes es el aceite de cocina, con el que se puede fabricar jabón natural y contribuir así a la economía circular, produciendo algo con un valor y una utilidad real.

Es posible que muchas personas piensen que utilizar aceite usado para producir jabón es un proceso complejo y largo, por lo que ni siquiera se lo planteen, pero en realidad es sencillo y tampoco implica demasiado tiempo.

Ingredientes:

- 1 L de aceite usado.

- 1 L de agua.

- Sosa cáustica: 140 g (cosmética) ó 200 g (limpieza).

 

Preparación:

Se agrega lentamente la sosa cáustica al agua produciéndose una reacción que libera gran cantidad de calor, por lo que será necesario esperar un tiempo a que baje algo la temperatura. A continuación, también lentamente, se añade el aceite usado y se remueve de forma constante en el mismo sentido (para que no se corte) hasta que cuaje y baje la temperatura a 40 ◦C.

Finalmente se vierte la disolución en moldes y se dejar endurecer durante un mes. Opcionalmente se puede dar color o aromatizar con colorantes naturales, aceites esenciales, plantas aromáticas, etc.

 

Recomendaciones:

- Realizar la disolución en un lugar ventilado, ya que durante el proceso se liberan gases.

- Evitar que la sosa cáustica entre en contacto con la piel, puesto que es corrosiva.

- Remover la disolución con un palo o una cuchara de madera y no utilizar recipientes de aluminio.

En cuanto al ámbito industrial, Alicia cree que es necesario abrirse al mercado de los subproductos. Varios sectores industriales durante su proceso productivo generan sustancias u objetos que, sin ningún tipo de transformación, se pueden utilizar directamente en otro proceso.

Estos subproductos, que antes se gestionaban como residuos (generalmente mediante la eliminación), tienen un valor para otras industrias y muchas empresas ya se están moviendo para crear un mercado de subproductos.

Asimismo, que exista este mercado es una gran idea para contribuir al crecimiento de la economía del país y a la economía circular, ya que lo que siempre se había eliminado ahora se está utilizando como materia prima, y son muchos procesos los que generan subproductos. Por eso se anima a que las empresas entren a gestionar de esta manera los productos, puesto que supone un beneficio tanto para el medio ambiente, como paralas empresas mismas.

 

Aitor Carmona: Consejo Doméstico: evitar el desperdicio alimentario, ya que es el mayor residuo en cantidad de los que generamos, y el mejor residuo es el que no se genera, aprovecha lo que tengas a mano para poder reciclar, si has comprado un artículo en un gran envase de cartón (como puede ser un electrodoméstico) Utilízalo como contenedor de papel en casa, por ejemplo.

Consejo Industrial: decantarse por el empleo de elementos únicos en la elaboración y la producción de envases, para provocar una menor variedad de residuos y una mayor facilidad del reciclaje posterior.

 

Cristina Miguel Narro: cree que a nivel doméstico y en la medida de lo posible, se deben situar los cubos de reciclaje o las bolsas que se utilizarán para cada fracción de residuos (vidrio, envases, papel y cartón, por ejemplo) en lugares que resulten cómodos, para que no dé pereza reciclar, que no resulte un trabajo extra.

Para facilitar la separación a nivel doméstico, acompañar cada lugar con una lista de todos los materiales que se pueden depositar en cada cubo de reciclaje. Y si se está comenzando con esta práctica, empezar sólo por una fracción (por ejemplo, envases) hasta que se interiorice qué materiales se pueden depositar en esa fracción y una vez conseguido, ir sumando progresivamente el vidrio, papel y cartón, etc. 

A nivel industrial, Cristina entiende que es fundamental formar adecuadamente, de manera motivadora, dinámica y visual, a todos los operarios en contacto directo con la gestión de residuos. Acompañar los contenedores de cada fracción con carteles que muestren fotos sobre los materiales a depositar en cada uno de ellos.

 

Jon Ruiz de Sabando: dice que una forma sencilla para ahorrar espacio en nuestras bolsas de reciclaje de envases ligeros es quitarles el aire a las botellas. Para ello, una vez vacías, las aplastamos y las doblamos antes de introducirlas en el interior de la bolsa, consiguiendo así una reducción considerable del espacio y un aumento de la capacidad de almacenamiento.

Por otro lado, podríamos reutilizar las botellas de vino para almacenar agua, puesto que el vidrio es un material estable que no cambia sus propiedades, al contrario que las botellas de plástico, cuyo componente orgánico hacen que pueda llegar a ser perjudicial para la salud si se emplea durante un período largo de tiempo.

Su consejo sobre el reciclaje a nivel industriales es que, en aquellas empresas en las que se genere mucha materia orgánica, una forma eficiente de reciclaje sería aprovechando esta fracción para fabricar compost y cerrar de esta forma el ciclo de generación de residuos de una forma sostenible. De esta manera el ahorro de costes tanto a nivel económico (transporte, coste de tasa de entrada a planta de tratamiento), como a nivel ambiental (emisiones de transporte y en planta, deposición en vertedero…).

 

 Karol Victoria Córdoba Vela: cree que el inconveniente que tienen la mayoría de las familias es el espacio en casa, pero no está de más adecuarse y darse un espacio, por lo que propondría colocar un perchero de pared con tres ganchos (rotulados), los cuales sostendrían unas bolsas resistentes de colores según la fracción a seleccionar, en este caso sería Azul (papel y cartón), amarillo (envases) y verde (vidrio), para la fracción resto todos en casa tenemos un tacho pequeño.

A nivel industrial Karol propone una aplicación en los móviles de todos los trabajadores con relación al reciclaje, donde estarían separados por áreas de trabajo y ganarían puntos por cada mejora en la forma de reciclaje, si lo hacen correctamente. Esta aplicación ayudaría también a tener informada a la empresa, acerca de si se lleva de forma correcta su sistema de gestión.

 

Sara Gómez: para aprovechar el espacio en casa: divide tu cubo de basura habitual en dos compartimentos (puedes usar para ello una lámina de cartón duro) y coloca dos bolsas, una de ellas para envases ligeros y la otra para el resto. El volumen de la basura será el mismo de siempre, pero al menos ahora está separada.

Para las fracciones de papel/cartón y vidrio puedes colocar otro cubo siguiendo el mismo procedimiento, pero si no tienes más espacio, puesto que estas fracciones son menos olorosas, puedes “camuflarlas” en cajas que puedas ubicar en algún otro punto de la casa, sin que desentonen.

Respecto a los residuos industriales Sara opina que se debería incentivar económicamente el mercado de los subproductos, atendiendo a las características y la calidad tanto del subproducto como del producto nuevo que se pretenda crear. Con ello se fomentará el uso de materiales reutilizados frente a nuevas materias primas.