MenuSuscríbete

El agua fluye a través de la Antártida

El agua fluye a través de la Antártida

Los investigadores ya sabían que estos rasgos existían, pero asumían que estaban confinados principalmente a las zonas más cálidas del norte de la Antártida.

El agua fluye a través de la Antártida

En una investigación a nivel continental, científicos han encontrado drenajes extensivos de agua de fusión fluyendo sobre partes del hielo de la Antártida durante el breve verano.
Los investigadores ya sabían que estos rasgos existían, pero asumían que estaban confinados principalmente a las zonas más cálidas del norte de la Antártida.
Muchos de los drenajes recién trazados no son nuevos, pero el hecho de que existan no es en absoluto significativo; parecen proliferar con pequeños aumentos de temperatura, por lo que el calentamiento proyectado para este siglo podría magnificar rápidamente su influencia sobre el nivel del mar.
Un estudio que acompaña a esta investigación se centró en analizar cómo estos sistemas podrían influir en las grandes plataformas de hielo que rodean el continente, que algunos investigadores temen que podrían colapsar, provocando aumentos catastróficos del nivel del mar. Ambos estudios se publican esta semana en la revista científica 'Nature'.
Los exploradores y los científicos han documentado algunas corrientes de la fusión antártica que comenzaron a principios del siglo XX, pero nadie sabía cómo eran de extensas. Los autores las descubrieron catalogando sistemáticamente imágenes de agua superficial en fotos tomadas desde aviones militares a partir de 1947, e imágenes de satélite desde 1973.
En concreto, encontraron cerca de 700 sistemas estacionales de estanques interconectados, canales y corrientes entrelazadas que bordeaban el continente por todos lados. Algunos transcurren a lo largo de hasta 75 millas (más de 120 kilómetros), con estanques de hasta varios kilómetros de ancho. Comienzan tan cerca como a 375 millas (más de 600 kilómetros) del Polo Sur, y a 4.300 pies sobre el nivel del mar, donde se pensaba que el agua líquida generalmente es entre rara o imposible.
"Esto no es en el futuro; esto es generalizado ahora, y lo ha sido durante décadas", dice el autor principal Jonathan Kingslake, glaciólogo en el Observatorio de la Tierra Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia, en Nueva York, Estados Unidos. "Creo que la mayoría de los científicos polares han considerado que el agua que se mueve a través de la superficie de la Antártida es extremadamente rara, pero encontramos mucho en áreas muy grandes", afirma.
Los datos son demasiado escasos en muchos lugares para que los investigadores puedan saber si la extensión o el número de drenajes ha aumentado durante las siete décadas que analizó este estudio. "No tenemos ninguna razón para pensar que lo han hecho --apunta Kingslake--. Pero sin más trabajo, no podemos decirlo. Ahora, mirando hacia adelante, será realmente importante averiguar cómo estos sistemas cambiarán en respuesta al calentamiento, y cómo afectará a las capas de hielo".
UN PROCESO QUE PUEDE AGRAVARSE CON EL CALENTAMIENTO FUTURO
Muchos de los drenajes recientemente mapeados comienzan cerca de las montañas que se extienden a través de glaciares, o en las áreas donde los fuertes vientos han limpiado la nieve revelando el hielo azulado subyacente.
Estas características son más oscuras que la mayoría de la capa de hielo cubierta de nieve y absorben más energía solar, lo cual causa la fusión, y en una pendiente, el agua líquida derrite un camino cuesta abajo a través de la nieve que cubre.
Si el continente se calienta este siglo según lo proyectado, este proceso ocurrirá a una escala mucho mayor, dicen los autores. "Este estudio nos dice que ya hay mucho más derretimiento en curso de lo que pensábamos", alerta el coautor Robin Bell, científico polar de Lamont-Doherty. "Cuando aumente la temperatura, sólo se va a incrementar", apunta.
La Antártida ya está perdiendo hielo, pero los efectos directos del agua de fusión, que generalmente se vuelve a congelar en invierno, son probablemente insignificantes por ahora. La preocupación entre los glaciólogos es que esto podría cambiar en el futuro.
La mayoría de las pérdidas en este momento se está produciendo cerca de los bordes, donde gigantescas plataformas flotantes de hielo unidos a la tierra están siendo erosionados por debajo calentando las corrientes oceánicas. Las plataformas, que suponen las tres cuartas partes de la Antártida, ayudan a contener los glaciares terrestres detrás de ellas, y a medida que pierden masa, los glaciares parecen estar acelerando su marcha hacia el mar.
El ejemplo más dramático es la Península Antártica, que se extiende al norte de la capa de hielo principal, y donde las temperaturas promedio se han elevado 7 grados Fahrenheit en los últimos 50 años. En 1995 y 2002, grandes fragmentos de la plataforma de hielo Larsen de la península se desintegraron repentinamente en el océano en cuestión de días.
Los científicos ahora sospechan que el agua estancada estaba actuando; con el líquido hundiéndose, fracturando el hielo con calor o presión, o ambos, hasta alcanzar un punto de rotura. Hoy, otra pieza gigante del Larsen se está agrietando, y podría separarse en cualquier momento.
Más al sur, las temperaturas se han mantenido más o menos estables, pero muchos de los arroyos recién descubiertos ya se dirigen desde el interior hacia las plataformas de hielo, o se originan en las plataformas mismas. Eso aumenta el miedo de que estos colapsos podrían ocurrir a través de muchos tramos más vastos de la Antártida este siglo, si el calentamiento se desarrollara como se esperaba, según Kingslake.
Por otra parte, un estudio liderado por Bell encontró que un drenaje de largo plazo en la plataforma de hielo Nansen de la Antártida Occidental puede estar ayudando a mantener la plataforma unida. Un equipo de la expedición dirigida por el explorador británico Ernest Shackleton observó por primera vez en 1909 este sistema como un río en la plataforma de 30 millas (más de 48 kilómetros) de largo.
Desde entonces, las imágenes aéreas y la teledetección muestran que se ha mantenido notablemente estable, drenando eficazmente el exceso de agua de fusión durante el verano a través de una serie de profundos pozos y una cascada de 400 pies (más de 120 metros) de ancho en el océano. "Podría desarrollarse de esta manera en otros lugares, o las cosas podrían convertirse en estanques gigantes --dice Bell--. El hielo es dinámico y complejo, y aún no tenemos los datos".
Cerca del otro polo, las corrientes de fusión y los estanques de temporada son mucho más comunes en la capa de hielo de Groenlandia, que se está calentando rápidamente, y su creciente influencia puede aportar información. En los últimos años, hasta el 90 por ciento de la superficie de hielo de Groenlandia ha sufrido un cierto grado de fusión estacional. Gran parte del agua probablemente permanece en o cerca de la superficie y se vuelve a congelar en invierno.
Pero en algunas áreas, se está hundiendo a través de agujeros profundos en la roca subyacente, lubricando el deslizamiento de los glaciares hacia el mar. En otros, el agua puede volver a congelarse cerca de la superficie en placas sólidas que pueden canalizar más fácilmente el derretimiento de la superficie al mar en temporadas sucesivas.
Hasta hace poco, los icebergs descargados de los glaciares eran el principal contribuyente de Groenlandia al aumento del nivel del mar, pero entre 2011 y 2014, el 70 por ciento de los 269 millones de toneladas de hielo y nieve de Groenlandia perdidos en el océano provenían directamente del agua de deshielo, no de los icebergs. Los drenajes visibles de la Antártida pueden ser la punta del iceberg.

En una investigación a nivel continental, científicos han encontrado drenajes extensivos de agua de fusión fluyendo sobre partes del hielo de la Antártida durante el breve verano.

Los investigadores ya sabían que estos rasgos existían, pero asumían que estaban confinados principalmente a las zonas más cálidas del norte de la Antártida.

Muchos de los drenajes recién trazados no son nuevos, pero el hecho de que existan no es en absoluto significativo; parecen proliferar con pequeños aumentos de temperatura, por lo que el calentamiento proyectado para este siglo podría magnificar rápidamente su influencia sobre el nivel del mar.

Un estudio que acompaña a esta investigación se centró en analizar cómo estos sistemas podrían influir en las grandes plataformas de hielo que rodean el continente, que algunos investigadores temen que podrían colapsar, provocando aumentos catastróficos del nivel del mar. Ambos estudios se publican esta semana en la revista científica 'Nature'.

Los exploradores y los científicos han documentado algunas corrientes de la fusión antártica que comenzaron a principios del siglo XX, pero nadie sabía cómo eran de extensas. Los autores las descubrieron catalogando sistemáticamente imágenes de agua superficial en fotos tomadas desde aviones militares a partir de 1947, e imágenes de satélite desde 1973.

En concreto, encontraron cerca de 700 sistemas estacionales de estanques interconectados, canales y corrientes entrelazadas que bordeaban el continente por todos lados. Algunos transcurren a lo largo de hasta 75 millas (más de 120 kilómetros), con estanques de hasta varios kilómetros de ancho. Comienzan tan cerca como a 375 millas (más de 600 kilómetros) del Polo Sur, y a 4.300 pies sobre el nivel del mar, donde se pensaba que el agua líquida generalmente es entre rara o imposible.

"Esto no es en el futuro; esto es generalizado ahora, y lo ha sido durante décadas", dice el autor principal Jonathan Kingslake, glaciólogo en el Observatorio de la Tierra Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia, en Nueva York, Estados Unidos. "Creo que la mayoría de los científicos polares han considerado que el agua que se mueve a través de la superficie de la Antártida es extremadamente rara, pero encontramos mucho en áreas muy grandes", afirma.

Los datos son demasiado escasos en muchos lugares para que los investigadores puedan saber si la extensión o el número de drenajes ha aumentado durante las siete décadas que analizó este estudio. "No tenemos ninguna razón para pensar que lo han hecho --apunta Kingslake--. Pero sin más trabajo, no podemos decirlo. Ahora, mirando hacia adelante, será realmente importante averiguar cómo estos sistemas cambiarán en respuesta al calentamiento, y cómo afectará a las capas de hielo".

UN PROCESO QUE PUEDE AGRAVARSE CON EL CALENTAMIENTO FUTURO

Muchos de los drenajes recientemente mapeados comienzan cerca de las montañas que se extienden a través de glaciares, o en las áreas donde los fuertes vientos han limpiado la nieve revelando el hielo azulado subyacente.

Estas características son más oscuras que la mayoría de la capa de hielo cubierta de nieve y absorben más energía solar, lo cual causa la fusión, y en una pendiente, el agua líquida derrite un camino cuesta abajo a través de la nieve que cubre.

Si el continente se calienta este siglo según lo proyectado, este proceso ocurrirá a una escala mucho mayor, dicen los autores. "Este estudio nos dice que ya hay mucho más derretimiento en curso de lo que pensábamos", alerta el coautor Robin Bell, científico polar de Lamont-Doherty. "Cuando aumente la temperatura, sólo se va a incrementar", apunta.

La Antártida ya está perdiendo hielo, pero los efectos directos del agua de fusión, que generalmente se vuelve a congelar en invierno, son probablemente insignificantes por ahora. La preocupación entre los glaciólogos es que esto podría cambiar en el futuro.

La mayoría de las pérdidas en este momento se está produciendo cerca de los bordes, donde gigantescas plataformas flotantes de hielo unidos a la tierra están siendo erosionados por debajo calentando las corrientes oceánicas. Las plataformas, que suponen las tres cuartas partes de la Antártida, ayudan a contener los glaciares terrestres detrás de ellas, y a medida que pierden masa, los glaciares parecen estar acelerando su marcha hacia el mar.

El ejemplo más dramático es la Península Antártica, que se extiende al norte de la capa de hielo principal, y donde las temperaturas promedio se han elevado 7 grados Fahrenheit en los últimos 50 años. En 1995 y 2002, grandes fragmentos de la plataforma de hielo Larsen de la península se desintegraron repentinamente en el océano en cuestión de días.

Los científicos ahora sospechan que el agua estancada estaba actuando; con el líquido hundiéndose, fracturando el hielo con calor o presión, o ambos, hasta alcanzar un punto de rotura. Hoy, otra pieza gigante del Larsen se está agrietando, y podría separarse en cualquier momento.

Más al sur, las temperaturas se han mantenido más o menos estables, pero muchos de los arroyos recién descubiertos ya se dirigen desde el interior hacia las plataformas de hielo, o se originan en las plataformas mismas. Eso aumenta el miedo de que estos colapsos podrían ocurrir a través de muchos tramos más vastos de la Antártida este siglo, si el calentamiento se desarrollara como se esperaba, según Kingslake.

Por otra parte, un estudio liderado por Bell encontró que un drenaje de largo plazo en la plataforma de hielo Nansen de la Antártida Occidental puede estar ayudando a mantener la plataforma unida. Un equipo de la expedición dirigida por el explorador británico Ernest Shackleton observó por primera vez en 1909 este sistema como un río en la plataforma de 30 millas (más de 48 kilómetros) de largo.

Desde entonces, las imágenes aéreas y la teledetección muestran que se ha mantenido notablemente estable, drenando eficazmente el exceso de agua de fusión durante el verano a través de una serie de profundos pozos y una cascada de 400 pies (más de 120 metros) de ancho en el océano. "Podría desarrollarse de esta manera en otros lugares, o las cosas podrían convertirse en estanques gigantes --dice Bell--. El hielo es dinámico y complejo, y aún no tenemos los datos".

Cerca del otro polo, las corrientes de fusión y los estanques de temporada son mucho más comunes en la capa de hielo de Groenlandia, que se está calentando rápidamente, y su creciente influencia puede aportar información. En los últimos años, hasta el 90 por ciento de la superficie de hielo de Groenlandia ha sufrido un cierto grado de fusión estacional. Gran parte del agua probablemente permanece en o cerca de la superficie y se vuelve a congelar en invierno.

Pero en algunas áreas, se está hundiendo a través de agujeros profundos en la roca subyacente, lubricando el deslizamiento de los glaciares hacia el mar. En otros, el agua puede volver a congelarse cerca de la superficie en placas sólidas que pueden canalizar más fácilmente el derretimiento de la superficie al mar en temporadas sucesivas.

Hasta hace poco, los icebergs descargados de los glaciares eran el principal contribuyente de Groenlandia al aumento del nivel del mar, pero entre 2011 y 2014, el 70 por ciento de los 269 millones de toneladas de hielo y nieve de Groenlandia perdidos en el océano provenían directamente del agua de deshielo, no de los icebergs. Los drenajes visibles de la Antártida pueden ser la punta del iceberg.

ep

banner especial agua 2017