MenuSuscríbete

Arranca en Madrid eCooltra, un servicio de motosharing

Arranca en Madrid eCooltra, un servicio de motosharing

Para acceder a este servicio cero emisiones, sin combustibles fósiles y sin aceite hay que registrarse gratuitamente en la aplicación. No es necesario tener carnet de moto para conducirlas y su autonomía es de 40 kilómetros.

Arranca en Madrid eCooltra, un servicio de motosharing

La empresa eCooltra ha entrado en Madrid con 280 motocicletas eléctricas con la intención de ampliar la flota este año y, por lo tanto, el radio de acción donde encontrarlas, que en este momento se circunscribe a un círculo entre Plaza Castilla y Atocha. Se paga a través de la aplicación a descargar en el teléfono móvil, a 24 céntimos el minuto.
La experiencia de alquiler llega a Madrid, como lo hará también a Roma y Lisboa, después de un año en marcha en Barcelona. El coste aproximado de un trayecto medio de 40 minutos saldría por 3,50 euros. Las motos de eCooltra dejan de estar en servicio desde la 1 hasta las 6 horas de la madrugada porque sus promotores no quieren que se conduzcan "en momentos de fiesta".
Para acceder a este servicio cero emisiones, sin combustibles fósiles y sin aceite hay que registrarse gratuitamente en la aplicación. No es necesario tener carnet de moto para conducirlas y su autonomía es de 40 kilómetros.
La velocidad a la que pueden circular, como establece la normativa, es de 45 km/h. La moto, conectada por 3G, Bluetooth y GPS, se puede devolver en cualquier aparcamiento legal dentro de una zona de 24 kilómetros en toda la zona centro de Madrid. El móvil funciona como llave. Cada una de las motocicletas dispone de dos cascos.
Después de descargar la aplicación en el teléfono móvil, el usuario geolocaliza la moto más cercana para reservarla. A partir de ese momento tiene quince minutos gratuitos para llegar a ella e iniciar el viaje o cancelarlo. El siguiente paso es desbloquear el asiento para acceder al casco y arrancar.
Desde la empresa Cooltra Motos destacan la sostenibilidad de la iniciativa: cada moto compartida puede hacer el servicio equivalente de 10 motos convencionales y permitirá ahorrar en Madrid hasta 115 toneladas de CO2 al año. Para el proceso de expansión la empresa ha destinado 6 millones de euros, de los que 990.000 se han invertido en el lanzamiento en Madrid.
¿CÓMO ES POSIBLE QUE NO ESTUVIERAN EN MADRID?
La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha asistido a la presentación del servicio en el Huerto del Retiro. "¿Cómo es posible que ya no estuvieran en Madrid?", se ha preguntado la regidora, que ha defendido el vehículo compartido "para conseguir de verdad rebajar los gases de efecto invernadero y recuperar el aire y el cielo de Madrid".
Con estas motos "se cierra el arco" que arrancó en Madrid con los coches eléctricos de alquiler, unidos a la apuesta por los autobuses eléctricos en la Empresa Municipal de Transportes (EMT) que ha hecho el área que dirige Inés Sabanés y a BiciMAD, que ya depende de la EMT.
Carmena ha recordado que el punto 21 del Plan de Calidad del Aire vela por el impulso del vehículo eléctrico y compartido. La delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, ha señalado que con esta iniciativa "se da un paso más en la apuesta que hace la ciudad por el vehículo eléctrico, cero contaminante".

La empresa eCooltra ha entrado en Madrid con 280 motocicletas eléctricas con la intención de ampliar la flota este año y, por lo tanto, el radio de acción donde encontrarlas, que en este momento se circunscribe a un círculo entre Plaza Castilla y Atocha. Se paga a través de la aplicación a descargar en el teléfono móvil, a 24 céntimos el minuto.

La experiencia de alquiler llega a Madrid, como lo hará también a Roma y Lisboa, después de un año en marcha en Barcelona. El coste aproximado de un trayecto medio de 40 minutos saldría por 3,50 euros. Las motos de eCooltra dejan de estar en servicio desde la 1 hasta las 6 horas de la madrugada porque sus promotores no quieren que se conduzcan "en momentos de fiesta".

Para acceder a este servicio cero emisiones, sin combustibles fósiles y sin aceite hay que registrarse gratuitamente en la aplicación. No es necesario tener carnet de moto para conducirlas y su autonomía es de 40 kilómetros.

La velocidad a la que pueden circular, como establece la normativa, es de 45 km/h. La moto, conectada por 3G, Bluetooth y GPS, se puede devolver en cualquier aparcamiento legal dentro de una zona de 24 kilómetros en toda la zona centro de Madrid. El móvil funciona como llave. Cada una de las motocicletas dispone de dos cascos.

Después de descargar la aplicación en el teléfono móvil, el usuario geolocaliza la moto más cercana para reservarla. A partir de ese momento tiene quince minutos gratuitos para llegar a ella e iniciar el viaje o cancelarlo. El siguiente paso es desbloquear el asiento para acceder al casco y arrancar.

Desde la empresa Cooltra Motos destacan la sostenibilidad de la iniciativa: cada moto compartida puede hacer el servicio equivalente de 10 motos convencionales y permitirá ahorrar en Madrid hasta 115 toneladas de CO2 al año. Para el proceso de expansión la empresa ha destinado 6 millones de euros, de los que 990.000 se han invertido en el lanzamiento en Madrid.

¿CÓMO ES POSIBLE QUE NO ESTUVIERAN EN MADRID?

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha asistido a la presentación del servicio en el Huerto del Retiro. "¿Cómo es posible que ya no estuvieran en Madrid?", se ha preguntado la regidora, que ha defendido el vehículo compartido "para conseguir de verdad rebajar los gases de efecto invernadero y recuperar el aire y el cielo de Madrid".

Con estas motos "se cierra el arco" que arrancó en Madrid con los coches eléctricos de alquiler, unidos a la apuesta por los autobuses eléctricos en la Empresa Municipal de Transportes (EMT) que ha hecho el área que dirige Inés Sabanés y a BiciMAD, que ya depende de la EMT.

Carmena ha recordado que el punto 21 del Plan de Calidad del Aire vela por el impulso del vehículo eléctrico y compartido. La delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, ha señalado que con esta iniciativa "se da un paso más en la apuesta que hace la ciudad por el vehículo eléctrico, cero contaminante".

ep