MenuSuscríbete

¿Qué más tenemos que hacer para que los Gobiernos salven a las abejas?

¿Qué más tenemos que hacer para que los Gobiernos salven a las abejas?

Y no es para menos. La desaparición de las abejas es ya una preocupación social y ahora les podemos retribuir lo mucho que nos dan cada día a las personas y al Planeta.

¿Qué más tenemos que hacer para que los Gobiernos salven a las abejas?

Hoy estamos muy contentos y lo primero que quiero hacer es agradecer a todas y cada una de las personas que han puesto su granito de polen y han permitido superar las 400.000 firmas para salvar a las abejas y otros polinizadores. ¡¡¡Un millón de gracias!!!
Y no es para menos. La desaparición de las abejas es ya una preocupación social y ahora les podemos retribuir lo mucho que nos dan cada día a las personas y al Planeta.
Hoy hemos entregado a la ministra Tejerina estas firmas invitando también a representantes del sector apícola, los primeros que alzaron la voz en la defensa de abejas.
Con nosotros están en la entrega representantes de Agrupación de Defensa Sanitaria Apícola (apiADS) de la Comunidad Valenciana, Asociación de de Apicultores de la Región de Murcia (APRM), Asociación Galega de Apicultura (AGA), Asociación de Apicultores de la Comunidad de Madrid (APISCAM), Asociación Española de Apicultores (AEA), ASAPIA Madrid, COAG CV, Confederación en Defensa de la Abeja en la Cornisa Cantábrica (CODACC) y de la Fundación Amigos de las Abejas.
¿Y porqué ahora? Porque mañana se discutirá en Bruselas la propuesta de la Comisión Europea para ampliar la prohibición de tres insecticidas neonicotinoides (imidacloprid, clotianidina y tiametoxam) demostradamente peligrosos para las abejas y otras especies y queremos que el Gobierno español lleve en la maleta un mensaje muy claro de la sociedad: ¡queremos que se prohíban totalmente todos los plaguicidas peligrosos para las abejas, empezando por los neonicotinoides! ¡queremos un futuro con abejas y biodiversidad! ¡queremos un futuro con agricultura ecológica!
A la ministra y al director general de Sanidad de la Producción Agraria (responsable de este asunto) no solo les entregamos las firmas. Les entregamos también un kit de polinización manual, como símbolo de lo que podría ocurrir si no defendemos con todas nuestras energías a las abejas y otros polinizadores. La biodiversidad es la mejor tabla salvavidas ante los retos presentes y del futuro. Las abejas y otros polinizadores son esenciales para el equilibrio ecológico y la producción de alimentos.
Las abejas quieren ganar esta batalla a las grandes corporaciones como Syngenta y Bayer a las que solo les interesa su cuenta de resultados económicos. En 2013 España apoyó la prohibición parcial de los neonicotinoides, pero ¿de qué lado va a estar ahora? ¿de las abejas, la ciencia y las personas o de las grandes corporaciones? Ha llegado la hora de que se dé prioridad al beneficio social y ambiental frente al económico de unos pocos.
Este trabajo no acaba aquí. La Comisión tendrá que presentar una propuesta formal y llevarla a votación. Así que… ¡seguimos necesitando tu ayuda y cuantos más seamos mejor se nos escuchará!
Mantente atento y unido a este grande enjambre de personas que sabemos que es posible construir un futuro mejor, para todas pero también para las especies con quienes compartimos la Tierra.

Hoy estamos muy contentos y lo primero que quiero hacer es agradecer a todas y cada una de las personas que han puesto su granito de polen y han permitido superar las 400.000 firmas para salvar a las abejas y otros polinizadores. ¡¡¡Un millón de gracias!!!

Y no es para menos. La desaparición de las abejas es ya una preocupación social y ahora les podemos retribuir lo mucho que nos dan cada día a las personas y al Planeta.

Hoy hemos entregado a la ministra Tejerina estas firmas invitando también a representantes del sector apícola, los primeros que alzaron la voz en la defensa de abejas.

Con nosotros están en la entrega representantes de Agrupación de Defensa Sanitaria Apícola (apiADS) de la Comunidad Valenciana, Asociación de de Apicultores de la Región de Murcia (APRM), Asociación Galega de Apicultura (AGA), Asociación de Apicultores de la Comunidad de Madrid (APISCAM), Asociación Española de Apicultores (AEA), ASAPIA Madrid, COAG CV, Confederación en Defensa de la Abeja en la Cornisa Cantábrica (CODACC) y de la Fundación Amigos de las Abejas.

¿Y porqué ahora? Porque mañana se discutirá en Bruselas la propuesta de la Comisión Europea para ampliar la prohibición de tres insecticidas neonicotinoides (imidacloprid, clotianidina y tiametoxam) demostradamente peligrosos para las abejas y otras especies y queremos que el Gobierno español lleve en la maleta un mensaje muy claro de la sociedad: ¡queremos que se prohíban totalmente todos los plaguicidas peligrosos para las abejas, empezando por los neonicotinoides! ¡queremos un futuro con abejas y biodiversidad! ¡queremos un futuro con agricultura ecológica!

A la ministra y al director general de Sanidad de la Producción Agraria (responsable de este asunto) no solo les entregamos las firmas. Les entregamos también un kit de polinización manual, como símbolo de lo que podría ocurrir si no defendemos con todas nuestras energías a las abejas y otros polinizadores. La biodiversidad es la mejor tabla salvavidas ante los retos presentes y del futuro. Las abejas y otros polinizadores son esenciales para el equilibrio ecológico y la producción de alimentos.

Las abejas quieren ganar esta batalla a las grandes corporaciones como Syngenta y Bayer a las que solo les interesa su cuenta de resultados económicos. En 2013 España apoyó la prohibición parcial de los neonicotinoides, pero ¿de qué lado va a estar ahora? ¿de las abejas, la ciencia y las personas o de las grandes corporaciones? Ha llegado la hora de que se dé prioridad al beneficio social y ambiental frente al económico de unos pocos.

Este trabajo no acaba aquí. La Comisión tendrá que presentar una propuesta formal y llevarla a votación. Así que… ¡seguimos necesitando tu ayuda y cuantos más seamos mejor se nos escuchará!

Mantente atento y unido a este grande enjambre de personas que sabemos que es posible construir un futuro mejor, para todas pero también para las especies con quienes compartimos la Tierra.