MenuSuscríbete

La cigarra de mar comienza a recuperarse en el Mediterráneo, tras su declive por la presión pesquera y humana

La cigarra de mar comienza a recuperarse en el Mediterráneo, tras su declive por la presión pesquera y humana

En concreto, como se desprende los estudios, el área protegida con mayor potencial de conservación de esta especie es el Parque Nacional Marítimo Terrestre del Archipiélago de Cabrera, en el Mediterráneo occidental.

La cigarra de mar comienza a recuperarse en el Mediterráneo, tras su declive por la presión pesquera y humana

Las poblaciones de cigarra de mar han comenzado a recuperar en el Mediterráneo gracias a las áreas marinas protegidas, según estudios del ministerio de Medio Ambiente (MAPAMA), y tras su declive por la presión pesquera, capturas ilegales y el aumento de la actividad humana en su hábitat, tal y como ha informado la Fundación Biodiversidad.
En concreto, como se desprende los estudios, el área protegida con mayor potencial de conservación de esta especie es el Parque Nacional Marítimo Terrestre del Archipiélago de Cabrera, en el Mediterráneo occidental.
Los informes señalan, además, que la cigarra de mar apenas se mueve de sitio durante todo el ciclo anual y que las medidas de gestión de la especie han de centrarse en las zonas de reproducción, así como en reforzar la vigilancia en las zonas de cuevas.
En esta línea, tal y como ha explicado la Fundación Biodiversidad, el proyecto LIFE IP INTEMARES, que coordina el MAPAMA, pondrá en marcha diversas medidas para contribuir a la conservación de las poblaciones de cigarra de mar.
Con esta iniciativa se estudiará y cartografiarán cuevas submarinas en las islas Canarias y Baleares, en los que haya una actividad de buceo normalizada, con el fin de evaluar los impactos sobre cuevas sumergidas o semisumergidas para la regulación y control del buceo en estas zonas, para minimizar los efectos negativos sobre la especie, según el organismo.
En el caso de Baleares, en el Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) del Canal de Menorca, se llevarán a cabo censos de cigarra de mar durante su época de reproducción para conocer el estado de la especie y conseguir que la propuesta de regulación de buceo tenga en consideración a esta especie y sus ciclos naturales.

Las poblaciones de cigarra de mar han comenzado a recuperar en el Mediterráneo gracias a las áreas marinas protegidas, según estudios del ministerio de Medio Ambiente (MAPAMA), y tras su declive por la presión pesquera, capturas ilegales y el aumento de la actividad humana en su hábitat, tal y como ha informado la Fundación Biodiversidad.

En concreto, como se desprende los estudios, el área protegida con mayor potencial de conservación de esta especie es el Parque Nacional Marítimo Terrestre del Archipiélago de Cabrera, en el Mediterráneo occidental.

Los informes señalan, además, que la cigarra de mar apenas se mueve de sitio durante todo el ciclo anual y que las medidas de gestión de la especie han de centrarse en las zonas de reproducción, así como en reforzar la vigilancia en las zonas de cuevas.

En esta línea, tal y como ha explicado la Fundación Biodiversidad, el proyecto LIFE IP INTEMARES, que coordina el MAPAMA, pondrá en marcha diversas medidas para contribuir a la conservación de las poblaciones de cigarra de mar.

Con esta iniciativa se estudiará y cartografiarán cuevas submarinas en las islas Canarias y Baleares, en los que haya una actividad de buceo normalizada, con el fin de evaluar los impactos sobre cuevas sumergidas o semisumergidas para la regulación y control del buceo en estas zonas, para minimizar los efectos negativos sobre la especie, según el organismo.

En el caso de Baleares, en el Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) del Canal de Menorca, se llevarán a cabo censos de cigarra de mar durante su época de reproducción para conocer el estado de la especie y conseguir que la propuesta de regulación de buceo tenga en consideración a esta especie y sus ciclos naturales.

ep