MenuSuscríbete

Explicación al misterio de las hormigas obreras 'perezosas'

Explicación al misterio de las hormigas obreras 'perezosas'

Cuando los investigadores eliminaron el 20 por ciento de la mayoría de los trabajadores activos, encontraron que dentro de una semana, fueron reemplazados en su mayoría por individuos que pertenecían al grupo demográfico "perezoso", que aumentaron sus niveles de actividad para igualar los de los trabajadores perdidos.

Explicación al misterio de las hormigas obreras 'perezosas'

Las colonias de hormigas mantienen una reserva de obreras 'perezosas', cuya misión es sustituir a sus compañeras activas si desaparecen.
Es la conclusión de un estudio liderado por Daniel Charbonneau, biólogo de la Universidad de Arizona, que en un trabajo anterior, en 2015, constató la existencia de hormigas obreras que pasaban la mayor parte del tiempo sin hacer nada. El nuevo estudio concluye que las hormigas inactivas pueden actuar como una fuerza de trabajo de reserva.
Cuando los investigadores eliminaron el 20 por ciento de la mayoría de los trabajadores activos, encontraron que dentro de una semana, fueron reemplazados en su mayoría por individuos que pertenecían al grupo demográfico "perezoso", que aumentaron sus niveles de actividad para igualar los de los trabajadores perdidos.
"Esto sugiere que la colonia responde a la pérdida de trabajadores altamente activos reemplazándolos con los inactivos", dice Charbonneau en un comunicado.
Otros investigadores habían sugerido varias funciones -desde servir como almacenes vivos de alimentos hasta poner huevos para el consumo de sus compañeros de nido- y Charbonneau investigó a varios de ellos a través de experimentos que incluían marcar a hormigas individuales en una colonia y rastrear sus movimientos a través de grabaciones de video. El estudio se realizó con la variedad Temnothorax rugulatus.
"Les aplicamos pequeños puntos de pintura", explica. "Uno en la cabeza, uno en el tórax y dos puntos en el abdomen. La combinación de colores y ubicación identifica a cada individuo, por lo que podemos seguir en nuestras grabaciones de vídeo."
El análisis de las grabaciones en video reveló que una colonia se descompone en cuatro datos demográficos principales, según Charbonneau: las hormigas inactivas y perezosas; los llamados caminantes que pasan la mayor parte de su tiempo simplemente paseando por el nido; forrajeras que se encargan de tareas externas como el abastecimiento y la construcción de muros protectores de rocas diminutas; y enfermeras encargadas de las crías.
Charbonneau observó que las hormigas perezosas tienden a tener abdomen más distendido, sugiriendo la posibilidad de que puedan servir como "despensas vivas". Publicado en otro artículo reciente, esta observación espera más pruebas para determinar si su circunferencia más grande es una causa o una consecuencia del estilo de vida más inactivo.
Para ver qué pasaría si la colonia perdiera cantidades considerables de miembros inactivos, Charbonneau y sus ayudantes hicieron un experimento separado en el cual eliminaron el 20 por ciento menos activo. Encontraron que esas hormigas, a diferencia de sus pares de alto rendimiento, no fueron reemplazadas.
"Esto sugiere que las obreras no están cambiando de otros grupos de tareas para reemplazar a los trabajadores 'inactivos' eliminados", concluyen los autores, señalando que el problema de ajustar la oferta a la demanda no es exclusivo de los insectos sociales.

Las colonias de hormigas mantienen una reserva de obreras 'perezosas', cuya misión es sustituir a sus compañeras activas si desaparecen.

Es la conclusión de un estudio liderado por Daniel Charbonneau, biólogo de la Universidad de Arizona, que en un trabajo anterior, en 2015, constató la existencia de hormigas obreras que pasaban la mayor parte del tiempo sin hacer nada. El nuevo estudio concluye que las hormigas inactivas pueden actuar como una fuerza de trabajo de reserva.

Cuando los investigadores eliminaron el 20 por ciento de la mayoría de los trabajadores activos, encontraron que dentro de una semana, fueron reemplazados en su mayoría por individuos que pertenecían al grupo demográfico "perezoso", que aumentaron sus niveles de actividad para igualar los de los trabajadores perdidos.

"Esto sugiere que la colonia responde a la pérdida de trabajadores altamente activos reemplazándolos con los inactivos", dice Charbonneau en un comunicado.

Otros investigadores habían sugerido varias funciones -desde servir como almacenes vivos de alimentos hasta poner huevos para el consumo de sus compañeros de nido- y Charbonneau investigó a varios de ellos a través de experimentos que incluían marcar a hormigas individuales en una colonia y rastrear sus movimientos a través de grabaciones de video. El estudio se realizó con la variedad Temnothorax rugulatus.

"Les aplicamos pequeños puntos de pintura", explica. "Uno en la cabeza, uno en el tórax y dos puntos en el abdomen. La combinación de colores y ubicación identifica a cada individuo, por lo que podemos seguir en nuestras grabaciones de vídeo."

El análisis de las grabaciones en video reveló que una colonia se descompone en cuatro datos demográficos principales, según Charbonneau: las hormigas inactivas y perezosas; los llamados caminantes que pasan la mayor parte de su tiempo simplemente paseando por el nido; forrajeras que se encargan de tareas externas como el abastecimiento y la construcción de muros protectores de rocas diminutas; y enfermeras encargadas de las crías.

Charbonneau observó que las hormigas perezosas tienden a tener abdomen más distendido, sugiriendo la posibilidad de que puedan servir como "despensas vivas". Publicado en otro artículo reciente, esta observación espera más pruebas para determinar si su circunferencia más grande es una causa o una consecuencia del estilo de vida más inactivo.

Para ver qué pasaría si la colonia perdiera cantidades considerables de miembros inactivos, Charbonneau y sus ayudantes hicieron un experimento separado en el cual eliminaron el 20 por ciento menos activo. Encontraron que esas hormigas, a diferencia de sus pares de alto rendimiento, no fueron reemplazadas.

"Esto sugiere que las obreras no están cambiando de otros grupos de tareas para reemplazar a los trabajadores 'inactivos' eliminados", concluyen los autores, señalando que el problema de ajustar la oferta a la demanda no es exclusivo de los insectos sociales.

ep