MenuSuscríbete

Los plaguicidas ‘asesinos’

Los plaguicidas ‘asesinos’

"Los estudios sobre los riesgos de los neonicotinoides a menudo se han centrado en las abejas, que han estado disminuyendo en población. Sin embargo, no son solo las abejas las que se ven afectadas por estos insecticidas", dijo Christy Morrissey, profesora de biología de la Universidad de California.

Los plaguicidas ‘asesinos’

Algunos de los insecticidas más comunes, responsables del declive de las abejas, resultan igualmente tóxicos para los pájaros que comen semillas.
"Los estudios sobre los riesgos de los neonicotinoides a menudo se han centrado en las abejas, que han estado disminuyendo en población. Sin embargo, no son solo las abejas las que se ven afectadas por estos insecticidas", dijo Christy Morrissey, profesora de biología de la Universidad de California.
Una nueva investigación publicada en Scientific Reports es la primera que demuestra que el imidacloprid (neonicotinoide) y el clorpirifos (organofosforado) -dos de los insecticidas más ampliamente utilizados en todo el mundo- pueden afectar directamente la migración de las aves.
"Estos químicos están teniendo un fuerte impacto en los pájaros cantores. Estamos viendo una pérdida de peso significativa y la orientación migratoria de las aves está significativamente alterada", dijo Margaret Eng, becaria postdoctotral en el laboratorio de Morrissey y autora principal del trabajo. "Los efectos se observaron al comer el equivalente de solo tres o cuatro semillas de canola tratadas con imidacloprid u ocho gránulos de clorpirifos al día durante tres días".
Los neonicotinoides se han convertido en la clase más popular de insecticidas entre los granjeros porque tienen mucho éxito en matar plagas y son fáciles de aplicar.
"En el pasado, los granjeros podían haber colocado un insecticida en un plumero y rociaban sus campos con el insecticida. Sin embargo, ahora los agricultores tienen acceso a semillas que en muchos casos ya están cubiertas de neonicotinoides", dijo Morrissey en un comunicado. "Las aves que se detienen en la migración potencialmente comen estas semillas, pero también pueden ingerir erróneamente los gránulos de clorpirifos por arena, algo que normalmente comen para ayudar en la digestión de las semillas".
Durante una migración de primavera, Morrissey y Eng capturaron gorriones, que luego se alimentaron diariamente durante tres días con una dosis baja o alta de imidacloprid o clorpirifos. Los experimentos de laboratorio mostraron que los neonicotinoides no solo cambiaron la orientación migratoria de las aves, sino que también perdieron hasta el 25 por ciento de sus depósitos de grasa y masa corporal, los cuales son perjudiciales para la forma en que un ave migra con éxito.
"Lo que nos sorprendió fue lo sensibles y rápidos que fueron los efectos, particularmente a imidacloprid", dijo Morrissey. "Las aves mostraron una pérdida significativa de masa corporal y signos de intoxicación aguda (letargo y pérdida de apetito). Los ensayos de migración también mostraron que las aves no lograron orientarse o cambiaron su orientación hacia el norte".

Algunos de los insecticidas más comunes, responsables del declive de las abejas, resultan igualmente tóxicos para los pájaros que comen semillas.

"Los estudios sobre los riesgos de los neonicotinoides a menudo se han centrado en las abejas, que han estado disminuyendo en población. Sin embargo, no son solo las abejas las que se ven afectadas por estos insecticidas", dijo Christy Morrissey, profesora de biología de la Universidad de California.

Una nueva investigación publicada en Scientific Reports es la primera que demuestra que el imidacloprid (neonicotinoide) y el clorpirifos (organofosforado) -dos de los insecticidas más ampliamente utilizados en todo el mundo- pueden afectar directamente la migración de las aves.

"Estos químicos están teniendo un fuerte impacto en los pájaros cantores. Estamos viendo una pérdida de peso significativa y la orientación migratoria de las aves está significativamente alterada", dijo Margaret Eng, becaria postdoctotral en el laboratorio de Morrissey y autora principal del trabajo. "Los efectos se observaron al comer el equivalente de solo tres o cuatro semillas de canola tratadas con imidacloprid u ocho gránulos de clorpirifos al día durante tres días".

Los neonicotinoides se han convertido en la clase más popular de insecticidas entre los granjeros porque tienen mucho éxito en matar plagas y son fáciles de aplicar.

"En el pasado, los granjeros podían haber colocado un insecticida en un plumero y rociaban sus campos con el insecticida. Sin embargo, ahora los agricultores tienen acceso a semillas que en muchos casos ya están cubiertas de neonicotinoides", dijo Morrissey en un comunicado. "Las aves que se detienen en la migración potencialmente comen estas semillas, pero también pueden ingerir erróneamente los gránulos de clorpirifos por arena, algo que normalmente comen para ayudar en la digestión de las semillas".

Durante una migración de primavera, Morrissey y Eng capturaron gorriones, que luego se alimentaron diariamente durante tres días con una dosis baja o alta de imidacloprid o clorpirifos. Los experimentos de laboratorio mostraron que los neonicotinoides no solo cambiaron la orientación migratoria de las aves, sino que también perdieron hasta el 25 por ciento de sus depósitos de grasa y masa corporal, los cuales son perjudiciales para la forma en que un ave migra con éxito.

"Lo que nos sorprendió fue lo sensibles y rápidos que fueron los efectos, particularmente a imidacloprid", dijo Morrissey. "Las aves mostraron una pérdida significativa de masa corporal y signos de intoxicación aguda (letargo y pérdida de apetito). Los ensayos de migración también mostraron que las aves no lograron orientarse o cambiaron su orientación hacia el norte".

ep

Especial residuos y reciclaje 2017/2018