MenuSuscríbete

Shark League exige prohibir las retenciones de tiburón mako en el Atlántico para ayudar a su conservación

Shark League exige prohibir las retenciones de tiburón mako en el Atlántico para ayudar a su conservación

Así lo ha exigido la organización con motivo de la reunión anual de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT, por sus siglas en inglés), que se celebra desde este lunes y hasta el viernes, 17 de noviembre, en Marrakech. En este encuentro, representantes de las naciones pesqueras del Atlántico, abordarán propuestas de medidas para mejorar la prevención del aleteo y proteger el tiburón mako de la sobrepesca.

Shark League exige prohibir las retenciones de tiburón mako en el Atlántico para ayudar a su conservación

La Shark League, coalición dedicada a la conservación responsable de los tiburones defiende una prohibición de las retenciones de tiburón mako en el Atlántico Norte (basada en recomendaciones científicas) y en el Atlántico Sur (basada en el enfoque preventivo), al considerar que estas dos medidas conformarían "un primer paso hacia una conservación efectiva de la especie".
Así lo ha exigido la organización con motivo de la reunión anual de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT, por sus siglas en inglés), que se celebra desde este lunes y hasta el viernes, 17 de noviembre, en Marrakech. En este encuentro, representantes de las naciones pesqueras del Atlántico, abordarán propuestas de medidas para mejorar la prevención del aleteo y proteger el tiburón mako de la sobrepesca.
Según indica Shark League, los tiburones se encuentran entre los animales más vulnerables capturados en el alta mar por la pesca de atunes y de peces espada y están "gravemente desprotegidos" en la actualidad. Pero "excepcionalmente vulnerables ante la sobrepesca" son los tiburones mako, la especie "más valiosa" de tiburón que, según denuncia esta coalición, "no se beneficia de ningún límite internacional de captura", pues la última evaluación de las poblaciones del Atlántico Norte concluye a su agotamiento.
Pese a ello, tal y como asegura, ningún límite de captura se ha establecido ni por parte de la propia Comisión como por parte de los países que más pescan esta especie (incluyendo España, Marruecos y Portugal) y las recomendaciones científicas previas de limitar o reducir la mortalidad de los makos "no han sido escuchadas".
Según asegura la organización, entre las conclusiones a las que han llegado los expertos del ICCAT, destacan que las capturas deben ser reducidas a cero para permitir la reconstrucción de los 'stocks' en dos décadas y que la medida de conservación más efectiva e inmediata es la prohibición total de las retenciones, entre otros.
PROHIBICIONES MÁS ESTRICTAS SOBRE EL ALETEO
Shark League también pone el foco en el aleteo, una práctica que consiste en cortar las aletas de los tiburones y arrojar el cuerpo al mar. Según la coalición, esta prohibición "es difícil de poner en práctica" porque la dificultad en la identificación de individuos sin aletas. Así, recomienda sustituir este ratio de 'aletas adheridas al cuerpo' por la prohibición de quitar las aletas en el mar (en línea con la UE y la política de Estados Unidos).
Según recuerda, la UE y Japón han presentado propuestas para el mako del Atlántico Norte que limitan a 500 toneladas las descargas, siempre y cuando el tiburón esté ya muerto y que un observador este presente en el barco para recoger los datos de captura. Mientras la UE propone un límite de capturas global, Japón es favorable a que este límite sea repartido entre las naciones. Además, el país nipón no prevé ninguna solución alternativa en caso de que los límites de captura se superen.
Los científicos del ICCAT advierten de que un límite de captura a 500 toneladas sólo tiene un 35% de probabilidades de permitir la reconstitución de la población en 2040. De hecho, para los makos del Atlántico Sur, la UE ha propuesto un Total Admisible de Capturas superior, de 2.000 toneladas. Igualmente, doce de las Partes del ICCAT han propuesto conjuntamente la prohibición de cualquier extracción de aletas en el mar (lo que requiere que las aletas permanezcan adheridas durante la descarga).
"Tras largos años de presión pesquera intensa y no regulada, estamos ante un momento decisivo para el tiburón mako", apunta la presidenta de Shark Advocate International (que integra Shark League), Sonja Fordham, que lamenta que el ICCAT ha estado "ignorando las advertencias sobre los límites de captura para esta especie de crecimiento lento".
"Hoy el nivel de la alarma esta más alto que nunca, y la suerte de las poblaciones del Atlántico Norte está en juego", afirma. Por este motivo, pide a las partes del ICCAT, especialmente a la UE y a Marruecos, a que se pongan de acuerdo sobre medidas de protección "decisivas e inmediatas", necesarias para evitar el "colapso" de esta especie.
Asimismo, Fordham indica que espera ver a nuevos países unirse a la lista de partidarios de una prohibición "más estricta de la derrochadora práctica del aleteo". "Esperamos que Canadá y México se unan a la larga lista de partidarios de la propuesta de las 'aletas adheridas' y que ayuden a convencer a Japón, China y Marruecos a que dejen de bloquear el consenso sobre este paso histórico hacia una gestión responsable de la pesca de tiburones", concluye.

La Shark League, coalición dedicada a la conservación responsable de los tiburones defiende una prohibición de las retenciones de tiburón mako en el Atlántico Norte (basada en recomendaciones científicas) y en el Atlántico Sur (basada en el enfoque preventivo), al considerar que estas dos medidas conformarían "un primer paso hacia una conservación efectiva de la especie".

Así lo ha exigido la organización con motivo de la reunión anual de la Comisión Internacional para la Conservación del Atún Atlántico (ICCAT, por sus siglas en inglés), que se celebra desde este lunes y hasta el viernes, 17 de noviembre, en Marrakech. En este encuentro, representantes de las naciones pesqueras del Atlántico, abordarán propuestas de medidas para mejorar la prevención del aleteo y proteger el tiburón mako de la sobrepesca.

Según indica Shark League, los tiburones se encuentran entre los animales más vulnerables capturados en el alta mar por la pesca de atunes y de peces espada y están "gravemente desprotegidos" en la actualidad. Pero "excepcionalmente vulnerables ante la sobrepesca" son los tiburones mako, la especie "más valiosa" de tiburón que, según denuncia esta coalición, "no se beneficia de ningún límite internacional de captura", pues la última evaluación de las poblaciones del Atlántico Norte concluye a su agotamiento.

Pese a ello, tal y como asegura, ningún límite de captura se ha establecido ni por parte de la propia Comisión como por parte de los países que más pescan esta especie (incluyendo España, Marruecos y Portugal) y las recomendaciones científicas previas de limitar o reducir la mortalidad de los makos "no han sido escuchadas".

Según asegura la organización, entre las conclusiones a las que han llegado los expertos del ICCAT, destacan que las capturas deben ser reducidas a cero para permitir la reconstrucción de los 'stocks' en dos décadas y que la medida de conservación más efectiva e inmediata es la prohibición total de las retenciones, entre otros.

PROHIBICIONES MÁS ESTRICTAS SOBRE EL ALETEO

Shark League también pone el foco en el aleteo, una práctica que consiste en cortar las aletas de los tiburones y arrojar el cuerpo al mar. Según la coalición, esta prohibición "es difícil de poner en práctica" porque la dificultad en la identificación de individuos sin aletas. Así, recomienda sustituir este ratio de 'aletas adheridas al cuerpo' por la prohibición de quitar las aletas en el mar (en línea con la UE y la política de Estados Unidos).

Según recuerda, la UE y Japón han presentado propuestas para el mako del Atlántico Norte que limitan a 500 toneladas las descargas, siempre y cuando el tiburón esté ya muerto y que un observador este presente en el barco para recoger los datos de captura. Mientras la UE propone un límite de capturas global, Japón es favorable a que este límite sea repartido entre las naciones. Además, el país nipón no prevé ninguna solución alternativa en caso de que los límites de captura se superen.

Los científicos del ICCAT advierten de que un límite de captura a 500 toneladas sólo tiene un 35% de probabilidades de permitir la reconstitución de la población en 2040. De hecho, para los makos del Atlántico Sur, la UE ha propuesto un Total Admisible de Capturas superior, de 2.000 toneladas. Igualmente, doce de las Partes del ICCAT han propuesto conjuntamente la prohibición de cualquier extracción de aletas en el mar (lo que requiere que las aletas permanezcan adheridas durante la descarga).

"Tras largos años de presión pesquera intensa y no regulada, estamos ante un momento decisivo para el tiburón mako", apunta la presidenta de Shark Advocate International (que integra Shark League), Sonja Fordham, que lamenta que el ICCAT ha estado "ignorando las advertencias sobre los límites de captura para esta especie de crecimiento lento".

"Hoy el nivel de la alarma esta más alto que nunca, y la suerte de las poblaciones del Atlántico Norte está en juego", afirma. Por este motivo, pide a las partes del ICCAT, especialmente a la UE y a Marruecos, a que se pongan de acuerdo sobre medidas de protección "decisivas e inmediatas", necesarias para evitar el "colapso" de esta especie.

Asimismo, Fordham indica que espera ver a nuevos países unirse a la lista de partidarios de una prohibición "más estricta de la derrochadora práctica del aleteo". "Esperamos que Canadá y México se unan a la larga lista de partidarios de la propuesta de las 'aletas adheridas' y que ayuden a convencer a Japón, China y Marruecos a que dejen de bloquear el consenso sobre este paso histórico hacia una gestión responsable de la pesca de tiburones", concluye.

ep