MenuSuscríbete

Ochenta ONG europeas se unen para exigir a la UE la prohibición total de los neonicotinoides y salvar a las abejas

Ochenta ONG europeas se unen para exigir a la UE la prohibición total de los neonicotinoides y salvar a las abejas

La Coalición recuerda que la Comisión Europea podría votar el 12 y 13 de diciembre ampliar la prohibición temporal de tres neonicotinoides peligrosos para las abejas y para otros polinizadores.

Ochenta ONG europeas se unen para exigir a la UE la prohibición total de los neonicotinoides y salvar a las abejas

Un total de 80 organizaciones europeas han unido sus fuerzas y han constituido este martes la Coalición para Salvar a las Abejas, a través de la cual exigen a la Unión Europea la prohibición total de los insecticidas neonicotinoides, que son dañinos para las abejas.
La Coalición recuerda que la Comisión Europea podría votar el 12 y 13 de diciembre ampliar la prohibición temporal de tres neonicotinoides peligrosos para las abejas y para otros polinizadores.
Así, las ONG subrayan las "numerosas evidencias científicas" que afirman que los neonicotinoides son "un peligro para las abejas y otras especies", y que concluyen que son "altamente tóxicos". Se trata del imidacloprid, la clotianidina y el tiametoxam.
Además, la coalición insta a todos los estados miembro de la UE a votar a favor de la prohibición total de los neonicotinoides, incluido su uso en invernaderos, que no son sistemas cerrados y no impiden fugas y la contaminación ambiental.
La Coalición también exigirá una evaluación adecuada de todos los demás plaguicidas para poder determinar su impacto en las abejas, de modo que todos aquellos que sean dañinos se prohiban en la UE. Asimismo, pedirán la aprobación "sin demora" el documento guía de la EFSA sobre la evaluación de riesgo para las abejas de 2013.
La Coalición para Salvar a las Abejas está integrada por asociaciones de apicultores, organizaciones ecologistas, agrícolas y científicas de distintos países de la Unión Europea.
El uso de estos insecticidas fue restringido en 2013 y cuatro años después de esta prohibición parcial se han producido algunos descubrimientos científicos que según la coalición confirman que estas restricciones no son suficientes.
La propuesta de la Comisión Europea plantea ampliar la prohibición a todos los cultivos al aire libre y podría pedirse su votación los próximos 12 y 13 de diciembre. De momento, Reino Unido, Irlanda y Francia han respaldado una prohibición más estricta, pero el resto de los estados miembro aún no han hecho pública su postura.
La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) concluyó que el uso de neonicotinoides supone un riesgo para las abejas en todos los cultivos al aire libre, no solo en aquellos que son atractivos para estos insectos. Varios estudios recientes también han mostrado que, en ocasiones, el agua y las flores silvestres contienen neonicotinoides, lo que puede suponer una amenaza para varias especies y para el medio ambiente en general.
El responsable de agricultura de Greenpeace, Luís Ferreirim, ha asegurado que la ciencia es "clara y contundente" y asegura que los insecticidas neonicotinoides son "una gran amenaza para las abejas y otras especies".
"El Gobierno español no tiene ninguna razón para no apoyar una prohibición total de los neonicotinoides", ha concluido.
Entre las evidencias científicas, la Coalición para salvar a las abejas apunta al informe de 2016 de la EFSA y a otros estudios de científicos independientes que concluyen que la toxicidad de los neonicotinoides va mucho más allá de las abejas melíferas: abejorros, abejas silvestres, otros insectos e incluso otras especies se ven igualmente amenazadas.
Por otro lado, una actualización reciente de la Evaluación Mundial Integrada sobre el Impacto de los Plaguicidas Sistémicos sobre la Biodiversidad y los Ecosistemas evaluó 500 estudios científicos publicados desde 2014 y confirmó el alto riesgo que estas sustancias plantean, no solo para los insectos, sino también para los vertebrados y la vida silvestre en general.

Un total de 80 organizaciones europeas han unido sus fuerzas y han constituido este martes la Coalición para Salvar a las Abejas, a través de la cual exigen a la Unión Europea la prohibición total de los insecticidas neonicotinoides, que son dañinos para las abejas.

La Coalición recuerda que la Comisión Europea podría votar el 12 y 13 de diciembre ampliar la prohibición temporal de tres neonicotinoides peligrosos para las abejas y para otros polinizadores.

Así, las ONG subrayan las "numerosas evidencias científicas" que afirman que los neonicotinoides son "un peligro para las abejas y otras especies", y que concluyen que son "altamente tóxicos". Se trata del imidacloprid, la clotianidina y el tiametoxam.

Además, la coalición insta a todos los estados miembro de la UE a votar a favor de la prohibición total de los neonicotinoides, incluido su uso en invernaderos, que no son sistemas cerrados y no impiden fugas y la contaminación ambiental.

La Coalición también exigirá una evaluación adecuada de todos los demás plaguicidas para poder determinar su impacto en las abejas, de modo que todos aquellos que sean dañinos se prohiban en la UE. Asimismo, pedirán la aprobación "sin demora" el documento guía de la EFSA sobre la evaluación de riesgo para las abejas de 2013.

La Coalición para Salvar a las Abejas está integrada por asociaciones de apicultores, organizaciones ecologistas, agrícolas y científicas de distintos países de la Unión Europea.

El uso de estos insecticidas fue restringido en 2013 y cuatro años después de esta prohibición parcial se han producido algunos descubrimientos científicos que según la coalición confirman que estas restricciones no son suficientes.

La propuesta de la Comisión Europea plantea ampliar la prohibición a todos los cultivos al aire libre y podría pedirse su votación los próximos 12 y 13 de diciembre. De momento, Reino Unido, Irlanda y Francia han respaldado una prohibición más estricta, pero el resto de los estados miembro aún no han hecho pública su postura.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, por sus siglas en inglés) concluyó que el uso de neonicotinoides supone un riesgo para las abejas en todos los cultivos al aire libre, no solo en aquellos que son atractivos para estos insectos. Varios estudios recientes también han mostrado que, en ocasiones, el agua y las flores silvestres contienen neonicotinoides, lo que puede suponer una amenaza para varias especies y para el medio ambiente en general.

El responsable de agricultura de Greenpeace, Luís Ferreirim, ha asegurado que la ciencia es "clara y contundente" y asegura que los insecticidas neonicotinoides son "una gran amenaza para las abejas y otras especies".

"El Gobierno español no tiene ninguna razón para no apoyar una prohibición total de los neonicotinoides", ha concluido.

Entre las evidencias científicas, la Coalición para salvar a las abejas apunta al informe de 2016 de la EFSA y a otros estudios de científicos independientes que concluyen que la toxicidad de los neonicotinoides va mucho más allá de las abejas melíferas: abejorros, abejas silvestres, otros insectos e incluso otras especies se ven igualmente amenazadas.

Por otro lado, una actualización reciente de la Evaluación Mundial Integrada sobre el Impacto de los Plaguicidas Sistémicos sobre la Biodiversidad y los Ecosistemas evaluó 500 estudios científicos publicados desde 2014 y confirmó el alto riesgo que estas sustancias plantean, no solo para los insectos, sino también para los vertebrados y la vida silvestre en general.

ep