MenuSuscríbete

Más de 87.000 personas atendidas por la campaña gallega del reciclaje

Más de 87.000 personas atendidas por la campaña gallega del reciclaje

En el modelo Sogama, tanto el contenido del recipiente amarillo (bolsa amarilla) como del verde genérico (bolsa negra) son gestionados por esta empresa pública. En el primer caso, a través de una planta de clasificación, donde se separan por tipologías los distintos materiales, utilizando mecanismos tales como lectores ópticos, campanas aspiradoras, electroimanes y corrientes de Foucault.

Más de 87.000 personas atendidas por la campaña gallega del reciclaje

Tras casi un año en activo, la campaña autonómica “Oportunidades Galicia. Separemos ben, reciclaremos mellor”, que lidera y coordina la Consellería de Medio Ambiente e Ordenación do Territorio, ha atendido de forma directa a 87.214 personas y lo ha hecho a través de 1.872 acciones materializadas en distintos escenarios tales como las calles de numerosos ayuntamientos, centros educativos, centros comerciales, sedes de asociaciones, playas, campamentos y eventos deportivos y culturales, entre otros.
El objetivo último de esta iniciativa no es otro que trasladar a la población las buenas prácticas ambientales relativas a la gestión sostenible de los residuos domiciliarios e instruirles y asesorarles sobre los hábitos y comportamientos a adoptar para producir menos basura, para aprovechar al máximo los productos y alargar su vida útil y para segregarlos correctamente por fracciones y propiciar así su posterior reciclado, una vez depositados en los contenedores correspondientes: amarillo, para latas, briks y envases de plástico; azul, para envases de cartón y papel; iglú verde, para envases de vidrio; recipiente específico para pilas; y contenedor verde convencional, para la parte no reciclable.
SELECCIÓN DE RESIDUOS EN EL MODELO SOGAMA
En el modelo Sogama, tanto el contenido del recipiente amarillo (bolsa amarilla) como del verde genérico (bolsa negra) son gestionados por esta empresa pública. En el primer caso, a través de una planta de clasificación, donde se separan por tipologías los distintos materiales, utilizando mecanismos tales como lectores ópticos, campanas aspiradoras, electroimanes y corrientes de Foucault. Tras ser prensados y embalados, su destino son los centros recicladores, donde cobran una nueva vida a través de su transformación en nuevos productos, permitiendo de esta forma un notable ahorro de recursos.
Respecto a la bolsa negra, tras segregar la parte susceptible de ser recuperada materialmente (acero, aluminio y vidrio), el resto se transforma en un combustible CDR que es valorizado energéticamente en una planta termoeléctrica. En este sentido, cabe recordar que Sogama produce el equivalente al 12% de la electricidad consumida en los hogares gallegos, un proceso que lleva a cabo desde la máxima pulcritud ambiental y el absoluto respeto al entorno y a la salud pública. Prueba de ello son sus parámetros de emisión a la atmósfera, situados en todos los casos muy por debajo de los límites legales.
Por su parte, el papel/cartón, el vidrio y las pilas son entregados directamente por los ayuntamientos a gestores autorizados a fin de que sean tratados conforme a sus características.
DISPOSITIVOS DE APOYO
A través de aulas móviles, carpas informativas y tráilers, y con la ayuda de educadores medioambientales especializados, “Oportunidades Galicia” ha conseguido llegar con su mensaje a numerosos rincones de nuestra comunidad, siendo su fin último incrementar las tasas de reciclado y avanzar hacia el cumplimiento de las directrices recogidas en el nuevo modelo de economía circular: menos residuos y más reciclaje; una tarea en la que también participa activamente Ecoembes y Sogama.
Los puntos informativos habilitados en cada caso se erigen igualmente en lugares de encuentro donde los ciudadanos, además de ser instruidos en la materia por parte de los monitores, dejan constancia de sus comentarios y observaciones, intercambian experiencias y evalúan incluso las tareas enmarcadas en la campaña a través de encuestas de satisfacción, voluntarias y anónimas.
En cuanto a las dudas más habituales, predominan las vinculadas al contenedor amarillo, sobre el que existe mayor confusión, ya que en muchos casos se identifica con todo tipo de plásticos, cuando en el mismo únicamente deben introducirse envases y envoltorios de plástico, además de latas y briks. También sobre el azul existen dudas, ya que en algunos casos se desconoce que en el mismo no se pueden depositar cartones y papeles sucios y con restos de grasa.

Tras casi un año en activo, la campaña autonómica “Oportunidades Galicia. Separemos ben, reciclaremos mellor”, que lidera y coordina la Consellería de Medio Ambiente e Ordenación do Territorio, ha atendido de forma directa a 87.214 personas y lo ha hecho a través de 1.872 acciones materializadas en distintos escenarios tales como las calles de numerosos ayuntamientos, centros educativos, centros comerciales, sedes de asociaciones, playas, campamentos y eventos deportivos y culturales, entre otros.

El objetivo último de esta iniciativa no es otro que trasladar a la población las buenas prácticas ambientales relativas a la gestión sostenible de los residuos domiciliarios e instruirles y asesorarles sobre los hábitos y comportamientos a adoptar para producir menos basura, para aprovechar al máximo los productos y alargar su vida útil y para segregarlos correctamente por fracciones y propiciar así su posterior reciclado, una vez depositados en los contenedores correspondientes: amarillo, para latas, briks y envases de plástico; azul, para envases de cartón y papel; iglú verde, para envases de vidrio; recipiente específico para pilas; y contenedor verde convencional, para la parte no reciclable.

SELECCIÓN DE RESIDUOS EN EL MODELO SOGAMA

En el modelo Sogama, tanto el contenido del recipiente amarillo (bolsa amarilla) como del verde genérico (bolsa negra) son gestionados por esta empresa pública. En el primer caso, a través de una planta de clasificación, donde se separan por tipologías los distintos materiales, utilizando mecanismos tales como lectores ópticos, campanas aspiradoras, electroimanes y corrientes de Foucault. Tras ser prensados y embalados, su destino son los centros recicladores, donde cobran una nueva vida a través de su transformación en nuevos productos, permitiendo de esta forma un notable ahorro de recursos.

Respecto a la bolsa negra, tras segregar la parte susceptible de ser recuperada materialmente (acero, aluminio y vidrio), el resto se transforma en un combustible CDR que es valorizado energéticamente en una planta termoeléctrica. En este sentido, cabe recordar que Sogama produce el equivalente al 12% de la electricidad consumida en los hogares gallegos, un proceso que lleva a cabo desde la máxima pulcritud ambiental y el absoluto respeto al entorno y a la salud pública. Prueba de ello son sus parámetros de emisión a la atmósfera, situados en todos los casos muy por debajo de los límites legales.

Por su parte, el papel/cartón, el vidrio y las pilas son entregados directamente por los ayuntamientos a gestores autorizados a fin de que sean tratados conforme a sus características.

DISPOSITIVOS DE APOYO

A través de aulas móviles, carpas informativas y tráilers, y con la ayuda de educadores medioambientales especializados, “Oportunidades Galicia” ha conseguido llegar con su mensaje a numerosos rincones de nuestra comunidad, siendo su fin último incrementar las tasas de reciclado y avanzar hacia el cumplimiento de las directrices recogidas en el nuevo modelo de economía circular: menos residuos y más reciclaje; una tarea en la que también participa activamente Ecoembes y Sogama.

Los puntos informativos habilitados en cada caso se erigen igualmente en lugares de encuentro donde los ciudadanos, además de ser instruidos en la materia por parte de los monitores, dejan constancia de sus comentarios y observaciones, intercambian experiencias y evalúan incluso las tareas enmarcadas en la campaña a través de encuestas de satisfacción, voluntarias y anónimas.

En cuanto a las dudas más habituales, predominan las vinculadas al contenedor amarillo, sobre el que existe mayor confusión, ya que en muchos casos se identifica con todo tipo de plásticos, cuando en el mismo únicamente deben introducirse envases y envoltorios de plástico, además de latas y briks. También sobre el azul existen dudas, ya que en algunos casos se desconoce que en el mismo no se pueden depositar cartones y papeles sucios y con restos de grasa.