MenuSuscríbete

El 10% de impropios en la recogida selectiva del papel suponen un sobrecoste anual medio para el sector de entre 11 y 20 millones de euros

El 10% de impropios en la recogida selectiva del papel suponen un sobrecoste anual medio para el sector de entre 11 y 20 millones de euros

Sin lugar a dudas, el sistema ha evidenciado su éxito, siendo España todo un referente en Europa. No obstante, se ha apreciado una merma en la calidad del material recuperado en los municipios debido a la presencia de impropios (materia orgánica, plásticos, vidrio y metales, entre otros), pudiendo alcanzar éstos el 10% del peso total, circunstancia que origina pérdidas para el sector cuantificadas entre los 11 y los 20 millones de euros anuales, sin mencionar el lucro cesante por ventas no realizadas, estimado entre 5 y 7 millones.

El 10% de impropios en la recogida selectiva del papel suponen un sobrecoste anual medio para el sector de entre 11 y 20 millones de euros

Más de un millón de toneladas de papel y cartón se recogen cada año de forma selectiva a través del contenedor azul emplazado en las calles y de las recogidas puerta a puerta del pequeño comercio, además de las específicas en centros escolares y dependencias municipales, lo que viene a representar un 25% de todo el papel recogido, correspondiendo el 75% restante a los propios canales comerciales e industriales, con una tasa de recuperación cercana al 100%.
Sin lugar a dudas, el sistema ha evidenciado su éxito, siendo España todo un referente en Europa. No obstante, se ha apreciado una merma en la calidad del material recuperado en los municipios debido a la presencia de impropios (materia orgánica, plásticos, vidrio y metales, entre otros), pudiendo alcanzar éstos el 10% del peso total, circunstancia que origina pérdidas para el sector cuantificadas entre los 11 y los 20 millones de euros anuales, sin mencionar el lucro cesante por ventas no realizadas, estimado entre 5 y 7 millones.
Así se desprende de un estudio realizado por la Mesa de la Nueva Recuperación de Aspapel, en el que, además, se precisa que, por cada 1% de incremento en el nivel de impropios por encima de las ETMR (Especificaciones Técnicas de los Materiales Recuperados, que son del 3% de contenido de impropios y del 10% de contenido de humedad), el sobrecoste a asumir por el sector sería de unos 3 millones de euros al año. Pero a este coste económico, de por sí cuantioso y que contempla los importes adicionales derivados del transporte de esos impropios al almacén, así como el tratamiento en planta, el transporte a vertedero y tasa de vertido, el control de la calidad del material y el coste de aprovisionamiento (o compra al ayuntamiento de ese material impropio mezclado con el papel y el cartón), habría que añadir también el medioambiental y social.
SOBRE LA MESA DE LA NUEVA RECUPERACIÓN DE ASPAPEL
Creada en 2015, se trata de una iniciativa abierta a todas las empresas del sector de la recuperación del papel y cartón que quieran aportar su grano de arena al desarrollo de nuevas estrategias y proyectos de futuro con una visión integradora.
En este marco, la Mesa nace con la voluntad de trabajar conjuntamente en la definición y consecución de objetivos comunes para crear valor a lo largo de la cadena del reciclaje del papel y cartón, en colaboración con todos los agentes implicados. Y precisamente una de las prioridades de este órgano, en clara sintonía con los preceptos de la economía circular, es la mejora de la calidad del papel y cartón procedente de la recogida selectiva y que ha permitido alcanzar tasas de reciclaje del 80%.
CORRESPONSABILIDAD
Pero para alcanzar este objetivo se precisa de la complicidad de todos los agentes implicados (recuperadores, fabricantes, entidades locales, ciudadanos y productores de residuos). Porque entre las principales causas del elevado contenido de impropios presentes en el papel y cartón procedente de la recogida selectiva, figura el uso de contenedores inapropiados (es el caso de los de boca ancha) o en mal estado, los contenedores abiertos, el mal uso de los mismos, así como los hurtos y el vandalismo.
Contenedores mejor diseñados de cara a dificultar el depósito de otros materiales y que cuenten con sistemas antihurto y antivandalismo, constituirían una gran ayuda, al igual que el adecuado mantenimiento de los mismos, el refuerzo de las campañas ciudadanas de información y concienciación, la realización periódica de controles de calidad del material recogido y la implementación, en su caso, de acciones correctivas.

Más de un millón de toneladas de papel y cartón se recogen cada año de forma selectiva a través del contenedor azul emplazado en las calles y de las recogidas puerta a puerta del pequeño comercio, además de las específicas en centros escolares y dependencias municipales, lo que viene a representar un 25% de todo el papel recogido, correspondiendo el 75% restante a los propios canales comerciales e industriales, con una tasa de recuperación cercana al 100%.

Sin lugar a dudas, el sistema ha evidenciado su éxito, siendo España todo un referente en Europa. No obstante, se ha apreciado una merma en la calidad del material recuperado en los municipios debido a la presencia de impropios (materia orgánica, plásticos, vidrio y metales, entre otros), pudiendo alcanzar éstos el 10% del peso total, circunstancia que origina pérdidas para el sector cuantificadas entre los 11 y los 20 millones de euros anuales, sin mencionar el lucro cesante por ventas no realizadas, estimado entre 5 y 7 millones.

Así se desprende de un estudio realizado por la Mesa de la Nueva Recuperación de Aspapel, en el que, además, se precisa que, por cada 1% de incremento en el nivel de impropios por encima de las ETMR (Especificaciones Técnicas de los Materiales Recuperados, que son del 3% de contenido de impropios y del 10% de contenido de humedad), el sobrecoste a asumir por el sector sería de unos 3 millones de euros al año. Pero a este coste económico, de por sí cuantioso y que contempla los importes adicionales derivados del transporte de esos impropios al almacén, así como el tratamiento en planta, el transporte a vertedero y tasa de vertido, el control de la calidad del material y el coste de aprovisionamiento (o compra al ayuntamiento de ese material impropio mezclado con el papel y el cartón), habría que añadir también el medioambiental y social.

SOBRE LA MESA DE LA NUEVA RECUPERACIÓN DE ASPAPEL

Creada en 2015, se trata de una iniciativa abierta a todas las empresas del sector de la recuperación del papel y cartón que quieran aportar su grano de arena al desarrollo de nuevas estrategias y proyectos de futuro con una visión integradora.

En este marco, la Mesa nace con la voluntad de trabajar conjuntamente en la definición y consecución de objetivos comunes para crear valor a lo largo de la cadena del reciclaje del papel y cartón, en colaboración con todos los agentes implicados. Y precisamente una de las prioridades de este órgano, en clara sintonía con los preceptos de la economía circular, es la mejora de la calidad del papel y cartón procedente de la recogida selectiva y que ha permitido alcanzar tasas de reciclaje del 80%.

CORRESPONSABILIDAD

Pero para alcanzar este objetivo se precisa de la complicidad de todos los agentes implicados (recuperadores, fabricantes, entidades locales, ciudadanos y productores de residuos). Porque entre las principales causas del elevado contenido de impropios presentes en el papel y cartón procedente de la recogida selectiva, figura el uso de contenedores inapropiados (es el caso de los de boca ancha) o en mal estado, los contenedores abiertos, el mal uso de los mismos, así como los hurtos y el vandalismo.

Contenedores mejor diseñados de cara a dificultar el depósito de otros materiales y que cuenten con sistemas antihurto y antivandalismo, constituirían una gran ayuda, al igual que el adecuado mantenimiento de los mismos, el refuerzo de las campañas ciudadanas de información y concienciación, la realización periódica de controles de calidad del material recogido y la implementación, en su caso, de acciones correctivas.

Especial Formacion 2017/2018