MenuSuscríbete

Reciclar luminarias por el bien común

Reciclar luminarias por el bien común

ECOticias entrevistó al señor José Pérez, Delegado General de la Fundación ECOLUM para conocer más acerca de la historia, los objetivos y las metas a futuro, de esta prestigiosa institución.

Reciclar luminarias por el bien común

ECOticias: ¿Cómo surgió la idea de crear ECOLUM?

José Pérez: La Fundación ECOLUM nace en 2004, por iniciativa de la Asociación ANFALUM (Asociación Española de Fabricantes de Iluminación), anticipándose a la entrada en vigor del Real Decreto 208/2005, sobre aparatos eléctricos y electrónicos y la gestión de sus residuos, para dar una solución adecuada a las necesidades de las empresas del sector de la iluminación, ante las novedades y obligaciones que incorporaba esta nueva normativa.

Desde entonces, Ecolum ha ido evolucionando, para incorporar dentro de su ámbito todos los aparatos de alumbrado que están afectados por la legislación vigente y ofrecer un servicio, adaptado a las necesidades de los productores (fabricantes e importadores) que los ponen a la venta en el mercado nacional y deben declararlo, pasando por los distribuidores que deben facilitar la labor de recogida y así hasta llegar al usuario final (empresas de mantenimiento, instaladores, etc.), que generan el residuo que debe ser recogido y reciclado, de acuerdo con la normativa.

 

ECOticias: ¿Cuáles son los beneficios a todo nivel, que tienen quienes colaboran con ECOLUM reciclando luminarias?

José Pérez: Cada ciudadano de la Unión Europea genera más de 14 kg. de residuos eléctricos y electrónicos (RAEE) cada año, lo que supone el desecho de más de 5 millones de toneladas de residuos anuales en toda Europa, que podrían suponen un problema medioambiental de primer orden, si no se gestionasen adecuadamente.

Esta ingente cantidad de residuos es un tema de creciente preocupación para las autoridades nacionales y europeas, que han legislado en distintas ocasiones, para tratar de minimizar el impacto de estos residuos, -algunos de ellos peligrosos-  y sentar las bases del “Ecodiseño”, en los procesos productivos de los nuevos aparatos puestos en el mercado, para incentivar el desarrollo de artefactos eléctricos y electrónicos, más eficientes y menos contaminantes y que a su vez, resultasen más fáciles de tratar, cuando se convirtiesen en residuos.

 

Progresivamente, y en revisiones sucesivas de la normativa, se han ido incorporando también a estos objetivos iniciales, otros más ambiciosos, tales como la economía circular, que comprende en este caso principalmente, la minimización de los componentes peligrosos de los equipos, el uso eficiente de los recursos, la prevención en la generación de residuos y la reutilización.

En definitiva, el reciclaje de aparatos eléctricos y electrónicos y, en este caso, de aparatos de iluminación, conlleva el aprovechamiento de materias primas escasas y en algunos casos, valiosas, lo que supone un ahorro de recursos naturales y de agua y energía.

Otro de los grandes beneficios que redunda directamente en los ciudadanos, es el de reducir los potenciales impactos sobre el medio ambiente y la salud, cerrando adecuadamente el ciclo de vida de estos productos.

 

ECOticias: ¿Cuáles son las novedades o proyecciones a futuro de la fundación?

José Pérez: Con la publicación del RAEE II (Real Decreto 110/2015, de 20 de febrero, sobre los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos) se establecieron nuevos elementos, que pretendían mejoran el control y la supervisión de los residuos, aclarando las obligaciones de los agentes que intervienen en el proceso.

Este nuevo Decreto establece también, nuevos y más ambiciosos objetivos de recogida, para los Sistemas Colectivos, y además, se incorporaron nuevos aparatos afectados por la normativa, tales como paneles fotovoltaicos o “luminarias domesticas” -cuya inclusión final se producirá en 2018-, lo que representa un hecho especialmente significativo para ECOLUM.

 

En este contexto ECOLUM, en colaboración con Recyclia lleva tiempo trabajando en un Grupo específico, que analiza los nuevos productos que incorporará el R.D. y establece los criterios para su futura declaración en el Registro Integrado Industrial (RII-AEE) del Ministerio de Industria.

El objetivo de este Grupo de trabajo es conocer y analizar los futuros procesos de tratamiento y reciclaje que necesitarán estos productos, para poder así establecer tarifas acordes con los costes de gestión, cumpliendo, además, con la legislación vigente en materia de Medio Ambiente.

 

Tanto el sector de la iluminación como el del rótulo, lo adelantaban: “la tecnología LED es el presente” y hoy es una realidad, dado que, ya se utiliza en una parte muy importante de los aparatos de alumbrado que se ponen en el mercado y, la tendencia apunta a que cada vez serán más, los productos que la empleen para innovar y conseguir diseños más llamativos; de hecho, atendemos numerosas consultas relacionadas con la aplicación de los LED en sectores muy dispares.

Por tanto, los sistemas de reciclaje y tratamiento se tienen que ir adaptando a esta nueva tecnología, para conseguir unos resultados y unos rendimientos, que nos permitan seguir cumpliendo con los objetivos que, actualmente, marca la normativa y con los que van a ir entrando en vigor.

Además, este año, desde la plena incorporación de ECOLUM en Recyclia hemos optimizado las principales áreas de trabajo y podemos ofrecer servicios de reciclaje de RAEE y pilas, a nuestros productores, sin perder nuestra esencia de ser el sistema colectivo con mayor conocimiento, del sector de la iluminación y la gestión de sus residuos.

Nuestro mayor reto es seguir construyendo y definiendo un modelo futuro de éxito, ofreciendo un servicio óptimo a nuestros productores y así seguir siendo el Sistema de Colectivo de referencia, en el sector de la iluminación.  

REDACCION/ECOTICIAS.COM