MenuSuscríbete

Ecoticias.com explica por qué es necesario decantarse por los cultivos sostenibles YA

Ecoticias.com explica por qué es necesario decantarse por los cultivos sostenibles YA

“La agricultura industrial está perjudicando gravemente el medio ambiente, sin mencionar la salud de los ciudadanos de todo el mundo. Es necesaria la migración hacia la sostenibilidad de los cultivos si queremos seguir alimentando a la gente y cuidando el planeta.”

Ecoticias.com explica por qué es necesario decantarse por los cultivos sostenibles YA

Daños directos y colaterales
A pesar de que actualmente se produce el doble de la cantidad de alimentos necesarios para una población de siete mil millones de habitante, las Naciones Unidas y los gobiernos nacionales hacen ingentes esfuerzos por duplicar la producción mundial de alimentos con el fin de evitar futuras hambrunas.
Estos esfuerzos son son equivocadas en el mejor de los casos, engañosos en el peor, ya que es necesario entender que el problema no radica en que pueda fallar el suministro global de alimentos, sino en que actualmente se sobre producen cultivos de mediocre calidad.
En los países industrializados y en algunos en desarrollo como Brasil y China, se observa la prevalencia de problemas de salud (obesidad, diabetes tipo 2) dado que el grueso de las personas está mal nutrido.
La agricultura industrial o convencional, tal como se practica en la mayoría de los países industrializados, con gran presencia de agroquímicos, no podría existir sin subsidios gubernamentales, directos o indirectos.
La mayoría de los productos básicos, en particular los cereales (para el consumo, los piensos y la energía), la soja y la leche, a menudo están subvencionados para asegurar a los agricultores un ingreso mínimo, permitirles competir en los mercados internacionales y fomentar la seguridad alimentaria controlando los suministros.
Los efectos ambientales creados por estos sistemas de producción agrícola y sus sistemas alimentarios conectados son desastrosos. Según un informe de la UNCTAD, la agricultura industrial tradicional es responsable de alrededor del 50 % de los gases de efecto invernadero.
También preocupa la grave erosión del suelo, la pérdida de biodiversidad y el uso intensivo de combustibles fósiles, a lo que se debe sumar la enorme generación de residuos por parte de los consumidores, que en algunos lugares alcanza al 50%.
Las formas tradicionales de agricultura, tal como se practican en muchos países en desarrollo, también tienen sus inconvenientes: baja productividad y calidad y falta de sostenibilidad por lo que la necesidad de transformar los sistemas agrícolas y alimentarios en un sistema ecológicamente responsable y auto sostenido es un imperativo que ya no puede retrasarse.
Esta transformación no sólo es muy necesaria, sino que puede hacerse de inmediato y en todas las regiones del mundo, cambiando la forma de cultivar, procesar y consumir alimentos. Es imperativa la migración hacia una producción "agroecológica" y un sistema alimentario sostenible.
Sostenibilidad perentoria
La agroecología es el estudio de las interacciones entre las plantas, los animales, los seres humanos y el medio ambiente. Orgánica, bio-dinámica, regenerativa y permacultura son todas las formas de agricultura que se pueden practicar en pos de alcanzar un grado importante de sostenibilidad social y ambiental.
Es posible producir alimentos suficientes y nutritivos para todos hasta el año 2050 y más allá, con sistemas de agricultura y alimentos sostenibles. Teniendo en cuenta que actualmente sobreproducimos y desperdiciamos alrededor del 50 por ciento de los alimentos, estos serían suficientes para alimentar a la creciente población mundial.
Los sistemas agrícolas y alimentarios basados en la agroecología y en las prácticas regenerativas pueden invertir la situación medioambiental actual, ayudando a consumir el exceso de carbono de la atmósfera, al tiempo que son neutrales en términos de emisiones de CO2.

Daños directos y colaterales

A pesar de que actualmente se produce el doble de la cantidad de alimentos necesarios para una población de siete mil millones de habitante, las Naciones Unidas y los gobiernos nacionales hacen ingentes esfuerzos por duplicar la producción mundial de alimentos con el fin de evitar futuras hambrunas.

Estos esfuerzos son son equivocadas en el mejor de los casos, engañosos en el peor, ya que es necesario entender que el problema no radica en que pueda fallar el suministro global de alimentos, sino en que actualmente se sobre producen cultivos de mediocre calidad.

En los países industrializados y en algunos en desarrollo como Brasil y China, se observa la prevalencia de problemas de salud (obesidad, diabetes tipo 2) dado que el grueso de las personas está mal nutrido.

La agricultura industrial o convencional, tal como se practica en la mayoría de los países industrializados, con gran presencia de agroquímicos, no podría existir sin subsidios gubernamentales, directos o indirectos.

La mayoría de los productos básicos, en particular los cereales (para el consumo, los piensos y la energía), la soja y la leche, a menudo están subvencionados para asegurar a los agricultores un ingreso mínimo, permitirles competir en los mercados internacionales y fomentar la seguridad alimentaria controlando los suministros.

Los efectos ambientales creados por estos sistemas de producción agrícola y sus sistemas alimentarios conectados son desastrosos. Según un informe de la UNCTAD, la agricultura industrial tradicional es responsable de alrededor del 50 % de los gases de efecto invernadero.

También preocupa la grave erosión del suelo, la pérdida de biodiversidad y el uso intensivo de combustibles fósiles, a lo que se debe sumar la enorme generación de residuos por parte de los consumidores, que en algunos lugares alcanza al 50%.

Las formas tradicionales de agricultura, tal como se practican en muchos países en desarrollo, también tienen sus inconvenientes: baja productividad y calidad y falta de sostenibilidad por lo que la necesidad de transformar los sistemas agrícolas y alimentarios en un sistema ecológicamente responsable y auto sostenido es un imperativo que ya no puede retrasarse.

Esta transformación no sólo es muy necesaria, sino que puede hacerse de inmediato y en todas las regiones del mundo, cambiando la forma de cultivar, procesar y consumir alimentos. Es imperativa la migración hacia una producción "agroecológica" y un sistema alimentario sostenible.

Sostenibilidad perentoria

La agroecología es el estudio de las interacciones entre las plantas, los animales, los seres humanos y el medio ambiente. Orgánica, bio-dinámica, regenerativa y permacultura son todas las formas de agricultura que se pueden practicar en pos de alcanzar un grado importante de sostenibilidad social y ambiental.

Es posible producir alimentos suficientes y nutritivos para todos hasta el año 2050 y más allá, con sistemas de agricultura y alimentos sostenibles. Teniendo en cuenta que actualmente sobreproducimos y desperdiciamos alrededor del 50 por ciento de los alimentos, estos serían suficientes para alimentar a la creciente población mundial.

Los sistemas agrícolas y alimentarios basados en la agroecología y en las prácticas regenerativas pueden invertir la situación medioambiental actual, ayudando a consumir el exceso de carbono de la atmósfera, al tiempo que son neutrales en términos de emisiones de CO2.