MenuSuscríbete

El Gobierno señala la importancia de las interconexiones para alcanzar los objetivos de renovables

El Gobierno señala la importancia de las interconexiones para alcanzar los objetivos de renovables

Se trata de una cuestión planteada por España y Portugal, países que han pedido aumentar las interconexiones para avanzar en el mercado único energético y acabar con la "isla energética" que es la Península Ibérica.

El Gobierno señala la importancia de las interconexiones para alcanzar los objetivos de renovables

El secretario de Estado de Energía, Daniel Navia, ha afirmado este jueves que el Gobierno no condiciona los objetivos de energías renovables a la existencia de más interconexiones energéticas en la UE aunque sin ellas "España no llega" a su cumplimiento.
Se trata de una cuestión planteada por España y Portugal, países que han pedido aumentar las interconexiones para avanzar en el mercado único energético y acabar con la "isla energética" que es la Península Ibérica.
El secretario de Estado ha realizado estas declaraciones en un debate junto a directivos del sector energético, organizado por 'El Economista' y patrocinado por la consultora EY, en el que se ha tratado la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética, actualmente en fase de consulta. Para elaborarla, el Gobierno ha creado un grupo de expertos y que, según Navia, "está siendo capaz de avanzar en temas y llegar a consensos".
El secretario de Estado ha destacado la importancia del consenso social y su sostenibilidad financiera para la predictibilidad de la ley y su duración en el tiempo -"si a la gente no le gusta o no es sostenible financieramente, la realidad se impondrá y se cambiará"-, al tiempo que ha recordado la inserción de la ley en la legislación europea.
"España tiene que acompasarse e influir en la política europea, para lo que es fundamental que como país demos una imagen coherente", ha señalado al respecto.
Según Navia, el objetivo de la ley es vertebrar los esfuerzos por cumplir los objetivos de cambio climático a la vez que se tiene en cuenta la eficiencia y "se crea prosperidad económica".
Ha destacado el principio de gradualidad de la ley para evitar sendas de no retorno y la duplicidad de sistemas energéticos para cubrir la demanda todos los días, independientemente de la climatología, "salvo que se desarrolle la tecnología de almacenamiento".
Para ello, la solución es pagar por la capacidad, por un sistema de respaldo que dé seguridad en el suministro y garantía de precio. "El que sea capaz de garantizar la capacidad a un precio competitivo es el que debe participar", ha asegurado Navia.
SIN RENUNCIAR A LA NUCLEAR
En cuanto a la energía nuclear, la postura del Gobierno es que aún tiene que jugar un papel durante los próximos años en el mix energético, ya que renunciar a ella implica costes económicos y medioambientales. "También tiene una idea de gradualidad y reversión de las políticas. Llevamos 40 años invirtiendo en energía nuclear y no tendría sentido amortizarla inmediatamente".
A pesar de reconocer que no ha sido la forma "más óptima", también ha defendido las dos recientes subastas de renovables, que en conjunto han sumado 8.000 megavatios (MW). "Han sido un gran éxito y son razonablemente defendibles", ha sostenido.
Asimismo, ha indicado que la ley debe profundizar y buscar un "tono más social" de la eficiencia en aquellos hogares con menores recursos. "Tiene mucho sentido que estas casas tengan más acceso a recursos para mejorar la eficiencia".
Por último, en cuanto a la cuestión del autoconsumo, ha asegurado que el Gobierno "está totalmente abierto a nuevas propuestas" pero que no buscan subvencionarlo a pequeña escala "porque no es tan eficiente como a gran escala".

El secretario de Estado de Energía, Daniel Navia, ha afirmado este jueves que el Gobierno no condiciona los objetivos de energías renovables a la existencia de más interconexiones energéticas en la UE aunque sin ellas "España no llega" a su cumplimiento.

Se trata de una cuestión planteada por España y Portugal, países que han pedido aumentar las interconexiones para avanzar en el mercado único energético y acabar con la "isla energética" que es la Península Ibérica.

El secretario de Estado ha realizado estas declaraciones en un debate junto a directivos del sector energético, organizado por 'El Economista' y patrocinado por la consultora EY, en el que se ha tratado la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética, actualmente en fase de consulta. Para elaborarla, el Gobierno ha creado un grupo de expertos y que, según Navia, "está siendo capaz de avanzar en temas y llegar a consensos".

El secretario de Estado ha destacado la importancia del consenso social y su sostenibilidad financiera para la predictibilidad de la ley y su duración en el tiempo -"si a la gente no le gusta o no es sostenible financieramente, la realidad se impondrá y se cambiará"-, al tiempo que ha recordado la inserción de la ley en la legislación europea.

"España tiene que acompasarse e influir en la política europea, para lo que es fundamental que como país demos una imagen coherente", ha señalado al respecto.

Según Navia, el objetivo de la ley es vertebrar los esfuerzos por cumplir los objetivos de cambio climático a la vez que se tiene en cuenta la eficiencia y "se crea prosperidad económica".

Ha destacado el principio de gradualidad de la ley para evitar sendas de no retorno y la duplicidad de sistemas energéticos para cubrir la demanda todos los días, independientemente de la climatología, "salvo que se desarrolle la tecnología de almacenamiento".

Para ello, la solución es pagar por la capacidad, por un sistema de respaldo que dé seguridad en el suministro y garantía de precio. "El que sea capaz de garantizar la capacidad a un precio competitivo es el que debe participar", ha asegurado Navia.

SIN RENUNCIAR A LA NUCLEAR

En cuanto a la energía nuclear, la postura del Gobierno es que aún tiene que jugar un papel durante los próximos años en el mix energético, ya que renunciar a ella implica costes económicos y medioambientales. "También tiene una idea de gradualidad y reversión de las políticas. Llevamos 40 años invirtiendo en energía nuclear y no tendría sentido amortizarla inmediatamente".

A pesar de reconocer que no ha sido la forma "más óptima", también ha defendido las dos recientes subastas de renovables, que en conjunto han sumado 8.000 megavatios (MW). "Han sido un gran éxito y son razonablemente defendibles", ha sostenido.

Asimismo, ha indicado que la ley debe profundizar y buscar un "tono más social" de la eficiencia en aquellos hogares con menores recursos. "Tiene mucho sentido que estas casas tengan más acceso a recursos para mejorar la eficiencia".

Por último, en cuanto a la cuestión del autoconsumo, ha asegurado que el Gobierno "está totalmente abierto a nuevas propuestas" pero que no buscan subvencionarlo a pequeña escala "porque no es tan eficiente como a gran escala".

ep