MenuSuscríbete

España: la antítesis de la construcción sostenible

España: la antítesis de la construcción sostenible

“Las ciudades no suelen surgir de la nada. Durante siglos, las áreas urbanas crecieron gradualmente, a medida que las poblaciones florecían y la economía se diversificaba. Pero esta situación ha cambiado y últimamente la norma es expandirse sin parar, al costo que sea y sin un ápice de sostenibilidad” 

España: la antítesis de la construcción sostenible

Urbanización especulativa

La urbanización especulativa es el fenómeno donde el desarrollo urbano es muy rápido, pero no responde a la demanda. En lugares como China e India, los complejos de viviendas suburbanas, los proyectos mega infraestructuras y los parques de oficinas se construyen para generar ganancias económicas y proyectar una imagen de influencia y competitividad.

Durante la última década, el arquitecto y diseñador urbano Christopher Marcinkoski ha investigado los desencadenantes culturales y económicos, responsables de la urbanización especulativa. Su libro, "La ciudad que nunca fue", muestra lo que sucede, cuando la construcción no es sostenible, ni responde a unas necesidades reales.

 

La urbanización especulativa es un instrumento peligroso que se basa en la premisa de “construyamos, que ya vendrán”. Las ciudades pueden gastar enormes fortunas en infraestructuras, que nunca serán utilizadas. Para Marcinkoski, España es buen ejemplo de este tipo de edificaciones insostenibles.

 

Ejemplos por doquier

Marcinkoski ha explorado y estudiado cientos de proyectos urbanísticos incompletos o desocupados, tanto en España, como en otras partes del mundo. Su libro está lleno de imágenes, con las que pretende demostrar su teoría.

La autopista AP-41 que va desde Madrid a Toledo fue inaugurada en 2006 y dio quiebra en 2012. Cuando se planificó, se esperaba que 25.000 vehículos la usaran cada día, pero según cifras de en 2015, recibió menos de 700 coches diarios. Esta situación se repitió con varias autopistas más, en todo el país.

 

En su investigación, Marcinkoski identificó un hilo común entre estos proyectos abandonados, incompletos o parcialmente ocupados y es que, en general, surgen como producto de una crisis financiera y siguen un patrón determinado.

Entre 1980 y 2009, España pasó de ser un “actor europeo periférico”, a erigirse como la novena economía más grande del mundo y en el país se construyeron siete millones de hogares durante el auge económico, además de innumerables infraestructuras comerciales, de ocio y turísticas.

 

Pero el crecimiento demográfico previsto por el gobierno y los pronósticos económicos nunca se materializaron. Y la construcción (que a veces fue hasta ilegal) pasó a ser “la historia de una amplia suscripción a las actividades de urbanización, como si ésta fuese la panacea definitiva para los duros males económicos y sociales de un país”, explica en su libro.

El aeropuerto de Ciudad Real apenas tres años después de su construcción, dio quiebra. Costó 400 millones de euros y sirvió a 10 millones de pasajeros menos de lo esperado. Situaciones similares se vivieron con los de Castellón, Teruel y Corvera, que aún no se pagaron y jamás funcionaron.

 

Aeropuerto de Corvera - Murcia

Marcinkoski sostiene al respecto que: “Los gobiernos consideran hoy la urbanización como un medio para llegar a un fin”. Las autopistas y los aeropuertos en España se edificaron sin más certeza que la de que, quizá, funcionaran alguna vez.

El autor espera que su investigación sirva como una advertencia para los urbanistas y los gobiernos y concluye que “Cada vez que un acontecimiento especulativo importante da lugar a consecuencias involuntarias, ya sean fiscales, sociales, ambientales o de otro tipo, la respuesta es un sentimiento colectivo, que tiende a no querer más de lo mismo”.

 

Aeropuerto de Castellón

También advierte que, como los seres humanos tiene mala memoria, unos años más tarde, cuando se presenten proyectos no sostenibles similares, en circunstancias parecidas, se autosugestionarán con la idea de que: “esta vez será diferente”.

REDACCION/ECOTICIAS.COM